Álvaro García tuvo que ser atendido durante el encuentro.
Álvaro García tuvo que ser atendido durante el encuentro.

Cádiz CF

Alvarito, el cojo que construyó el gol del Cádiz CF

El utrerano forzó para no dejar al equipo con uno menos y fue clave en la acción del tanto de Lolo Plá

Por  18:47 h.

Calentaba desde prácticamente el comienzo de la segunda mitad. Volvía a ser suplente pese a sus buenos minutos disputados sobre el césped del Viejo Nervión y ser el máximo goleador del Cádiz CF con cuatro tantos. Pero el empeño de su jefe, Claudio Barragán, hacía que tuviera que volver a sentarse en el banquillo para que el equipo inicial de Sevilla tuviera continuidad una semana más.

Las cosas, como le suelen pasar a este débil Cádiz Cf, se iban poniendo feas y el entrenador no tuvo otra que comenzar a mover el banquillo. Y lo hizo en el minuto 58 con un doble cambio. Claudio volvía a señalar a Hugo y Kike y los sentaba a su lado para dar entrada a Lolo Plá y Álvaro garcía, a la postre, claves en la victoria del Cádiz CF sobre el Almería B, el tercer equipo consecutivo que visitaba Carranza desde la parte baja de la tabla.

Apenas habían pasado veinte minutos desde su entrada en el campo cuando Alvarito comenzaba a dar muestras de estar lesionado. El Cádiz CF, tras la entrada en el 73′ de Mantecón por Alberto Quintana, ya había hecho los tres cambios y de gris, el panorama se tenía a negro en Carranza. Los pitos ya sonaban con fuerza. Los gritos de ‘Claudio vete ya’, también se dejaron escuchar.

Para colmo, Alvarito se acercó al banquillo cojeando. Se desconoce el contenido de la breve conversación que mantuvo con su entrenador en el área técnica, pero por los gestos de Claudio todo hace indicar que le pidió al jugador que siguiese en el campo pese al dolor en su tobillo y que se pusiera de palomero. En esos momentos, con la zona caliente y con todo lo que había en juego, el extremo utrerano no tuvo otra que acceder a la petición de su jefe. Volvió al terreno de juego y se situó, como pudo, en la punta del ataque del Cádiz CF con la misión de no caer en fuera de juego y participar en las jugadas en la medida de lo posible. El pequeño jugador cedido por el Granada, cumplió. Y con creces.

El partido estaba tocando a su fin cuando Andrés Sánchez mandaba el enésimo centro al área del Almería B. En un primer momento, la zaga almeriense desvió levemente el balón hacia saque de esquina pero fue en ese momento crucial en el que apareció Álvaro García para prolongar la jugada, revolverse en la línea de fondo dentro del área rojiblanca y centrar, en su última entrega de esfuerzo, para que Abel rematase de cabeza. El final de la historia ya se sabe. El meta Giancarlo despejó con la mala suerte que su rechace fue a caer en la cabeza de Lolo Plá, que ya no perdonó y llevaba la alegría a las gradas y el 1 al marcador del equipo local.

Segundos después, el árbitro Chavet García indicaba el final del partido y, en ese mismo momento, Alvarito se iba al suelo cerca del túnel de vestuario y cerca del banquillo del Cádiz CF, desde donde salieron dos fisios del equipo para llevarlo, como a un torero que se desangra de camino a la enfermería, al vestuario local ya que no podía posar el pie sobre el césped de Carranza.

Como es obvio, durante el día de hoy el jugador ha permanecido con el pie en alto y mañana por la mañana se le realizará una prueba para comprobar si lo que sufre es una distensión del tobillo o un esguince. Lo que parece claro es que su presencia ante el Real Madrid este miércoles está descartada.