Carrillo celebra su gol con Perea en un partido del Cádiz
Carrillo celebra su gol con Perea en un partido del Cádiz

Cádiz CF

Alberto Perea, la esperanza de Cervera

El técnico se encomienda al que debe ser su mediapunta: "La afición de Cádiz va disfrutar mucho de él"

Por  14:00 h.

De ser un jugador clave en el ascenso del Barcelona B a Segunda, a estar llamado a serlo en un Cádiz CF que no carbura y que está más atascado que nunca. Alberto Perea está en el foco de las miradas de muchos aficionados. En lo poco que ha jugado hasta el momento ha demostrado ser un futbolista de toque y calidad, y eso en una ciudad como Cádiz son palabras mayores.

Y si Perea está en las miradas del aficionado cadista, qué decir de las de un Álvaro Cervera que se agarra a él como un clavo ardiendo de cara a mejorar las prestaciones de su equipo. El técnico se encuentra en ese debate de buscar un once ideal que pueda generar victorias y romper la mala dinámica por la que atraviesa su equipo, y en esa búsqueda su mediapunta es Perea.

El jugador demostró ante el Rayo que tiene calidad de sobra para ayudar en labores ofensivas al Cádiz. No se esconde y cada vez que tiene la pelota encara a su rival, lo que demuestra el descaro necesario para un Cádiz muy falto de gol.

A cuentagotas, el ex del Barcelona B está llamando a la puerta de su continuidad sobre el terreno de juego, cosa que Cervera ya ha visto y que le ha dado, pues su titularidad ante el Rayo no ha sido la primera.

El propio técnico sabe y entiende que el futbolista en su mejor nivel puede ser muy importante en su equipo. “Sabemos lo que nos puede dar. Es un gran futbolista y la afición de Cádiz va a disfrutar mucho de él y su juego”. Afirmación de Cervera que recalca el tradicional gusto futbolístico de la hinchada amarilla.

En el camino físico

Con todo, el gran problema de Perea hasta el momento ha sido el físico. El jugador se perdió gran parte de la pretemporada por una apendicitis que le dejó k.o. a principios de agosto. Posteriormente, y tras superar los efectos de la operación, tuvo una gastroentiritis que también lo tuvo días sin poder entrenar con normalidad. En resumen, “el jugador no lleva ni la mitad de los entrenamientos que los demás”, tal y como apunta Cervera.

El futbolista por su parte reconoce que “estoy al 80%”, y coincide con su entrenador que “cuando llegué a mi mejor nivel podré aportar muchas cosas al Cádiz”. En ese camino de encontrar la plenitud física se encuentra un futbolista que puede ser clave en la temporada.

La pasada campaña Cervera buscó como el comer a un mediapunta que encontró por momentos con Rubén Cruz y que en la segunda vuelta encomendó a Aketxe, por su buen golpeo de balón parado. Característica, ésta última, que también le puede dar un Alberto Perea que se ha convertido en la esperanza del cadismo y del propio Álvaro Cervera.