Van der Vaart es la gran baja del Real Betis en el Trofeo Carranza.
Van der Vaart es la gran baja del Real Betis en el Trofeo Carranza.

Cádiz CF

Al Carranza llegará un Betis cargado de dudas

Con Van der Vaart lesionado, todas sus esperanzas están en Ceballos y Rubén Castro

Por  12:02 h.

No ha sido una pretemporada cómoda y feliz la vivida por el Real Betis Balompié. El viernes disputará la primera semifinal del Trofeo Carranza contra el Granada a las 18.00 horas entre un mar de dudas e interrogantes. Tras una campaña brillante en la que los de Pepe Mel lograron el ascenso a Primera, el comienzo del verano traía más alegrías e ilusiones a la afición verdiblanca. El fichaje de Van der Vaart, la explosión de Dani Ceballos en el Europeo sub19, la ratificación de la Audiencia a la jueza Alaya con sus tesis de imputación a Lopera, que aleja al ex mandamás del Betis a volver a tomar las riendas del club…. un conjunto de buenas noticias que hacían soñar al Betis con una temporada 2015/16 apasionante.

Pero esas ilusiones se han ido empequeñeciendo por el camino. Con la llegada de los primeros amistosos, los de Mel empezaban a dejar grandes dosis de carencias defensivas y falta de creatividad en ataque. La llegada de Pezzella y Tarek como nuevos puntales de la defensa dejaba muchas dudas en los partidos de preparación. La derrota contra el San Roque de Lepe por 3-1 encendía todas las alarmas en la planta alta del Benito Villamarín, que en la última semana ha tenido que reforzarse con el central alemán Westerman, del Hamburgo. 

Durante los primeros partidos, con Ceballos destacando en el Europeo, todas las miradas estaban puestas en Van der Vaart, quien debía ser el principal valedor de un juego vistoso por el que siempre se ha caracterizado a los equipos de Mel. Sin embargo, el holandés no ha dado la talla y él, al igual que el resto de sus compañeros, naufragó en una mini gira que el Betis programó en Alemania donde se enfrentó a dos rivales de entidad, el Borussia Dormuntd y el recién ascendido a la Bundesliga SV Darmstadt 98, con resultado desastroso en ambas ocasiones (2-0 y 3-1). La máquina no carburaba y además, Ruben Castro y Jorge Molina, eternos héroes de este equipo, también estaban desaparecidos en combate.

El balón parado ha sido una de las grandes preocupaciones entre la afición verdiblanca, la mayoría de los goles encajados han llegado desde una falta o un córner. Aun así, parece que con la llegada de Westerman (1,90 metros) y un trabajo especializado que ha organizado el técnico madrileño en las últimas semanas, esos problemas se han ido disolviendo poco a poco. En cuanto al juego ofensivo, no parece haber muchas novedades respecto a la temporada pasada, o mejor dicho, respecto a las últimas cuatro. Si Rubén Castro y Jorge Molina no aparecen, al Betis le cuesta mucho marcar y crear peligro. Para solventar este problema, el secretario técnico Eduardo Maciá lleva todo el verano en busca de un delantero que refuerce el ataque y libere al Betis de su ‘molinacastrodependencia’. Asensio y Osvaldo han sido los nombres más sonados pero ambos están muy lejos de pisar el césped del Villamarín. Sólo Renella, que jugó como cedido la temporada pasada, es la única alternativa en la actualidad para liderar el ataque.

Para el juego de bandas, Portillo y Vargas son las grandes apuestas. El ex del Málaga ya formó parte de la plantilla de Mel desde invierno del pasado año, en calidad de cedido, mientras que el lateral peruano ha sido una de las grandes revelaciones de la Copa América y es uno de los fichajes más ilusionantes realizados por la gestión de Maciá.

Digard, líder al falta de Van der Vaart

Una de las pocas sensaciones agradables para el Betis en esta tanda de amistosos previos a Carranza ha sido el francés Digard. El desconocido mediocentro, procedente del Niza, se ha hecho dueño y señor del medio del campo bético, en los primeros partidos jugando junto Van der Vaart por la ausencia de Ceballos y ocupando la posición del holandes cuando este se lesionó y el sub 19 llegó de su aventura europea.

Con media Europa preguntando por Ceballos, Mel está seguro de que continuará al menos una temporada en el equipo verdiblanco y que a pesar de todas las dificultades, en especial con el balón parado, que ha sufrido durante la pretemporada, el conjunto sevillano llegará a la primera jornada con las pilas puestas y predispuesto para realizar una gran campaña gracias al talento de jugadores como Adán, Van der Vaart, Ceballos, Digard, Rubén Castro, Vargas, N´Diayé, Jorge Molina, Renella o Portillo. Carranza es la útlima gran prueba antes del inicio de liga, donde llegará con la baja significativa del mediapunta holandés que estará tres semanas en la enfermería por culpa de un esguince en el tobillo.