Carpio juega un balón el pasado sábado en Getafe.
Carpio juega un balón el pasado sábado en Getafe.

Cádiz CF

Al Cádiz CF le faltó contundencia y le sobraron resbalones

Los tres goles del Getafe estuvieron precedidos por errores puntuales

Por  20:42 h.

No puede decirse que los jugadores del Cádiz CF escogieran mal los tacos de las botas para jugar sobre un césped mojado como el del Coliseum Alfonso Pérez del otro día, La mayoría de ellos, Sankaré incluido, optaron por los de aluminio tal y como debe hacerse cuando se juega sobre mojado para prevenir unos resbalones que, por desgracia se sucedieron. Por culpa de uno, el del central senegalés, llegó el primer gol del Getafe. Queda claro que

No solo los resbalones pasaron más factura al conjunto gaditano, también la carencia de agresividad en ciertos aspectos del encuentro. El golazo de Emi Buendía viene precedido por una bisoñez tremenda en la pugna de un balón de Salvi y de José Mari, que dejan al rival hacerse con una pelota al no meter la pierna con contundencia. De hecho,Javier Carpio no hace la cobertura como debiera confiando en que el balón no seguiría jugándolo el argentino Buendía que, eso sí, marca un gol de rosca antológico ante lo que nada puede hacer Cifuentes.

Por último, la falta de confianza en un balón colgado le jugó una mala pasada a Cifuentes, que después tuvo que salir a los pies de Gorosito con el final conocido.

Una agresividad que sí usó en cambio el Getafe, que desde que ha llegado Pepe Bordalás al banquillo se ha convertido en un equipo leñero tal y como refleja el alto número de amonestaciones que recibe pese a las quejas de su entrenador.