Ortuño marcó siete goles con la camiseta del Zaragoza en media temporada.
Ortuño marcó siete goles con la camiseta del Zaragoza en media temporada.

Cádiz CF

‘Aerolíneas Ortuño’ prepara su vuelo de regreso a La Romareda

El ex del Zaragoza quiere romper su mala racha en el campo donde le abrieron las puertas para salir

Por  19:02 h.

No le están yendo muy bien las cosas a Ortuño en las últimas tres semanas. O eso dicen después de que el pasado domingo fallase un penalti que pudo relanzar al Cádiz CF en la clasificación. El ariete cadista sigue siendo igual de admirado entre sus aficionados, pero eso no quita para que muchos de ellos no piensen que al formidable delantero yeclano le podría venir bien un pequeño descanso. De la misma manera, ese descanso constituiría todo un sacrilegio para el máximo goleador del equipo y la auténtica referencia del ataque amarillo para otros muchos seguidores. El caso es que por ‘h’ o por ‘b’, ‘Aerolíneas Ortuño’ no termina de volver a despegar. Y esta semana sería el momento oportuno para que lo volviera a hacer.

Porque el Cádiz CF juega este viernes en una plaza que Ortuño conoce bastante bien. De hecho, La Romareda fue el estadio donde la temporada pasada el hoy ariete cadista comenzó a jugar como anfitrión. No tuvo demasiada suerte y aunque los recuerdos que dejó no son del todo malos, sí es cierto que su paso por el conjunto maño se recuerda con más pena que gloria a pesar de los siete goles que marcó hasta el mes de enero, uno de ellos de penalti. En total jugó 1442 minutos antes de partir hacia el RCD Mallorca en el mercado invernal.

Su marcha del conjunto maño coincidió con la del director deportivo y la del entrenador que confiaron en él antes de comenzar la temporada. La irregularidad en los resultados hicieron que la directiva perdiera la paciencia con el entrenador Ranko Popović y con el director deportivo Martín González, al que también finiquitaron. Sin sus ‘defensores’ y sin el apoyo de la grada, que lo pitaba a la mínima ocasión que fallaba una oportunidad, la salida de Ortuño estaba prácticamente cantada.

Para colmo, la llegada del nuevo tándem técnico formado por Narcis Juliá (director deportivo) y Lluis Carrera (entrenador) tampoco favoreció demasiado para que Ortuño siguiera vistiendo de azul y blanco. Además, la alta ficha que tenía Ortuño -que estaba cedido por Las Palmas- hicieron el resto para que la directiva y el jugador agilizaran su salida para así poder invertir más en un mercado invernal donde el Zaragoza pondría toda la carne en el asador con la llegada de una gran cantidad de futbolistas, entre ellos, Manu Lanzarore, uno de los jugadores que más cobran en Segunda dada su calidad y experiencia.

No puede decirse que su marcha fuera un trauma, no. Y eso que cuando se marchó era el máximo goleador del equipo aragonés. Eso explica que muchos aficionados lamentasen su baja ya que su perfil era único para jugar con un delantero tanque, a diferencia del canario Ángel, con mayor movilidad que el murciano. Además, también estaba el camerunés Dangou, un canterano del Barça que por entonces prometía mucho.

Del Zaragoza pasó al Mallorca, donde ayudó a la permanencia con los cinco goles que marcó en 1.393 minutos. Tanto le dio al equipo insular que Fernando Vázquez quiso retenerlo aunque sin éxito.

Ganas de reivindicarse

Aunque no puede decirse que en La Romareda se le espere de una manera especial a Ortuño, ni querido ni odiado, el que seguro que tendrá ganas de reivindicarse en ese estadio es el propio delantero, para quien, y como dijera a finales del año pasado en una entrevista al Diario de Zaragoza, “fue una sorpresa salir del club”.

Así lo recordaba el delantero el pasado mes de diciembre. “Yo estaba muy a gusto en Zaragoza y tenía un buen grupo de amigos. Estaba muy involucrado con el equipo y sobre todo era muy feliz, pero, tras el cambio del cuerpo técnico, el club me comunicó que iba a tener muy difícil participar y que si encontraba una salida sería bueno para todos. Entonces me tuve que buscar las habichuelas e irme al Mallorca, que estaba en una situación fea”.

La intención del futbolista, pese a la irregularidad del equipo, era pasar el año entero en Zaragoza tal y como comentaba hace meses. “La gente que me conoce sabe que no me hubiera ido de Zaragoza a ningún sitio. Yo ya llevaba dos mercados de invierno teniendo que cambiar de equipo y en Zaragoza era feliz en el día a día y estaba haciendo goles. El equipo no era líder, pero estábamos entre los cinco o seis primeros, dependiendo de lo que hiciéramos cada semana, y, aunque no era el máximo goleador de la categoría, tampoco era de los peores realizadores. Yo estaba ilusionado con hacer una buena segunda vuelta allí, pero se me comunicó que no se contaba conmigo. Eso me dijo Carreras y que iba a tener muy difícil jugar. De alguna forma fue como decirme que sobraba, pero tampoco pasa nada. Yo, si fuera entrenador, haría lo mismo con los jugadores que no contara”.

Aunque ‘Aerolíneas Ortuño’ irá a Zaragoza con la esperanza de retomar el vuelo, lo que tiene claro su piloto es que volará sin rencor alguno a nadie. “No me pude ir dolido con nadie porque el tiempo que estuve allí todo el mundo se portó de una forma espectacular conmigo. Tuve un trato excelente y no tengo ninguna queja de nadie. Lluís Carreras fue honrado al decirme que no contaba conmigo”, dijo del entrenador con el que acabó su etapa en el Zaragoza.