Javier Acuá, con su madre. encargada del restaurante que crearon cerca del estadio, durante una comida con los jugadores del Cádiz CF
Javier Acuá, con su madre. encargada del restaurante que crearon cerca del estadio, durante una comida con los jugadores del Cádiz CF

Cádiz CF

Acuña: “Con Planeta Lomitos aprendí del error”

El exjugador del Cádiz CF recuerda su experiencia empresarial y también habla de cómo vive en Soria

Por  22:34 h.

Javier Acuña llegó a Cádiz. Al aeropuerto de Jerez fue a recibirlo el entonces director deportivo del Cádiz CF, Alberto Benito, que fue su descubridor en un Sudamericano sub’16, donde Agüero fue el mejor jugador del mismo y el paraguayo máximo goleador con cuatro tantos.

Acuña llegó con su hermano pequeño Zinedine y su madre. Era un chaval y producto de los nervios dijo a la prensa que lo que había visto de Cádiz por el avión le había encantado cuando en realidad era Jerez lo que pudo medio divisar.

Pero a Acuña, pese a la gran expectación que generó y los pocos éxitos que dio, se le cogió cariño en Cádiz, ciudad donde se atrevió a montar un restaurante, cerca del estadio, donde ahora está un asiático. Se dijo incluso que fue un restaurante que le ‘montó’ Antonio Muñoz para argumentar a la FIFA que su madre tenía un trabajo y era por ella por la que el jugador había venido al Cádiz CF. Esos peregrinos argumentos no valieron para convencer al TAS. Fuera esto o no verdad, lo cierto es que ‘Planeta Lomitos’, como así se llamaba el restaurante, no funcionó.

-¿Cómo fue aquella experiencia?.
Fue muy difícil y no funcionó. Mi familia y yo veníamos de un país muy diferente, con distinta gastronomía y cultura, donde los hábitos eran muy distintos, tanto de comida como de forma de presentarla, servirla. Todo en general era diferente. Pero en esta vida de todo se aprende. Yo aprendí de aquel error.

Acuña llegó muy joven a Europa pero gracias al fútbol ha conocido muchas ciudades y países. También vivió medio año en Watford , una ciudad a 27 km al noroeste de Londres. En el equipo de los Pozzo apenas jugó pero ello sirvió para conocer nuevas costumbres. Ahora en Soria, todo es más tranquilo.

–Soria es una ciudad muy distinta de Madrid, Cádiz, de Inglaterra. ¿Cómo se vive allí?

–Pues estoy muy bien. Esta es una ciudad pequeñita pero encantadora, con muchos sitios por donde poder pasear con la familia. No hay tantas distracciones y es mucho mejor parra que el deportista se centre plenamente en lo suyo. Digamos que hay menos tentaciones. Ahora voy a ser padre dentro de una semana aproximadamente y es ideal para centrarte en el fútbol y en tu familia. Y sí, hace frío, pero tampoco se puede tener todo. A todo se acostumbra uno.

–El hecho de ser padre le dará más responsabilidad si cabe…
–Pues sí, cuando creas una familia siempre quieres mejorar en tu trabajo para llevar lo más posible a casa.

–Por curiosidad, entre tantas ciudades por las que ha pasado, ¿dónde conoció a su mujer?
–En Madrid, ella es madrileña.

–Y sus hermanos Zinedine e Iker Ronaldo. ¿Qué se cuentan?
–Genial, mi familia vive en Madrid. Ellos juegan al fútbol, pero están centrados en sus estudios, que para eso están en la edad.