Abdullah, luchando por una pelota en el amistoso ante el Levante. (Foto: Cádiz CF)
Abdullah, luchando por una pelota en el amistoso ante el Levante. (Foto: Cádiz CF)

Cádiz CF

Abdullah, un talento a punto de explotar

La temporada 2017-18 debe ser la de la confirmación del centrocampista francés como un jugador 'hors catégorie'

Por  8:07 h.

Una de las mejores noticias que ha recibido el Cádiz CF últimamente es el anuncio de que Rafidine Abdullah va a renovar su contrato con el equipo amarillo.

El centrocampista marsellés, tras una gran temporada, merecía mejorar sus condiciones económicas y así lo va a hacer. Llegó como un desconocido el año pasado, pero se trataba de una promesa del fútbol francés. Criado en la cantera del poderoso Olympique de Marsella, tuvo que emigrar por falta de minutos al Lorient.

Lo mismo le pasó en el equipo bretón. Tras una buena primera campaña, su progresión se cortó en la segunda, y de ahí que el Cádiz CF estuviese atento para pescarle el verano pasado.

Sin duda, bajar de la Ligue 1 francesa a la Segunda División española no fue plato de buen gusto para un jugador de su talento, que había debutado en la máxima categoría del fútbol galo con apenas 18 años y que había disputado varios partidos con las categorías inferiores de la potente Selección Francesa.

Ha pasado un año, y Abdullah ha madurado como futbolista en Cádiz. Por fin se ha sentido importante, titular, parte imprescindible de un proyecto deportivo ambicioso, y por eso quiere seguir.

Una vez adaptado al Cádiz CF, esta debe ser la temporada de su confirmación. Debe ganarse un puesto de indiscutible junto a José Mari en la medular. Debe dejar de cometer errores infantiles en la salida de balón. Debe arriesgar, pero en posiciones donde se pueda. Debe inventar, pero no en el área propia.

No hay jugadores de tanta calidad y con tanta visión de juego en Segunda. Es un futbolista con condiciones técnicas para jugar en Primera en cualquier liga potente de Europa. Pero para eso tiene que centrarse, tiene que aprovechar su físico y su técnica para imponerse a la competencia que tenga.

El año pasado no quería jugar de media punta pese a que Cervera contó con él en esa posición en varios partidos. Choques en los que se le vio perdido, naufragando por el campo. Un jugador que quiere ser grande debe ser capaz de adaptarse a lo que le pida el entrenador de turno. No puede bajar su rendimiento por jugar en una posición diferente a su preferida.

Tampoco debe sentirse impresionado por la competencia. Ahora mismo no hay en la plantilla amarilla un jugador de sus características, pero la más que probable llegada de Álex Fernández le va a hacer tener que trabajar más que nunca para entrar en el once. Si jugaran minutos juntos, el Cádiz CF podría jugar con dos peloteros que seguro que se entenderían a las mil maravillas sobre el verde.

El objetivo de un jugador como él es acabar jugando en Primera en una gran liga, pero primero tiene que demostrar que vale para liderar un proyecto como el del Cádiz CF en la LaLiga 123. Si juega a su nivel y centrado, los amarillos contarán con un arma muy poderosa para la próxima campaña. Es su momento.