NBA

Russell Westbrook, el jugador que asombra a la NBA

El base de los Thunder acumula números históricos que nadie lograba desde la década de los 60

Russell Westbrook, el jugador que asombra a la NBA

Durante sus ocho temporadas anteriores, Russell Westbrook jugó a la sombra de Kevin Durant. Ambos llegaron de la mano a la NBA y juntos trataron de llevar a los Thunder a su primer anillo. Tarea que resultó imposible y que este año les ha llevado a tomar rumbos diferentes. Con Durant en los Warriors, el base ha asumido el liderazgo en Oklahoma City con números que hacía mucho tiempo que no se veían en la NBA. Registros de otro tiempo, que tiñen de blanco y negro cada actuación de Westbrook.

Óscar Robertson, el mítico pívot de los Cincinnati Royals, es el único jugador en la historia que ha sido capaz de promediar un triple doble -sumar al menos más de diez puntos, rebotes, asistencias o tapones- al final de una temporada. Lo logró en 1962, cuando terminó el año con 30,8 puntos, 12,5 rebotes y 11,4 asistencias. Promedios históricos que ni siquiera Jordan estuvo cerca de igualar y que Westbrook acaricia tras casi un cuarto de temporada disputado ya.

En sus primeros 19 encuentros, el base de los Thunder es el segundo máximo anotador de la liga (30,9 puntos), el segundo que más asistencias reparte (11,3) y uno de los que más rebotes captura a pesar de jugar habitualmente lejos del aro (10,3). Números de otra época que el «0» de Oklahoma City está dispuesto a perpetuar para volver a llevar a su equipo a los playoffs y tratar de cumplir el objetivo del anillo aunque ya no tenga al lado a Durant.

«Podría conseguirlo», reconocía su técnico, Billy Donovan, respecto a las opciones del base de terminar el año promediando un triple doble. Una gesta envuelta en un objetivo global, porque lejos del egoísmo, lo que Westbrook persigue cada noche no es su lucimiento personal, sino la victoria colectiva. «Lo más importante para él no son los números. Lo mejor de Russell es que todo lo que hace es para que el equipo gane. Hay jugadores que se vuelven locos con las estadísticas y su equipo pierde. Ganar es lo único que hay en su cabeza y él sabe que todas esas asistencias, rebotes y puntos nos ayudan a ganar», señala el técnico.

Un modelo para los jóvenes

La voracidad de Westbrook es un ejemplo para sus compañeros. Jóvenes como Álex Abrines que ven en él un modelo a seguir. «Russell es único en la liga. No hay otro jugador como él. No sólo nos ayuda a ganar, también muestra el camino a los más jóvenes. Es un líder y señala el camino para que los nuevos sepan lo que hay que hacer para lograr el objetivo», señala Donovan. Palabras de elogio para un jugador de otra época. Un caníbal de los números que asombra a la NBA.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios