Satoransky es la estrella de la República Checa
Satoransky es la estrella de la República Checa - FIBA

República Checa-EspañaSatoransky, una amenaza solitaria

El base de los Wizards, ex del Barcelona y del Baloncesto Sevilla, lidera a una selección checa sin estrellas

Actualizado:

Tomas Satoransky ha pasado un año complicado en la NBA. Tras despuntar con el Barcelona en Europa, el checo decidió dar el paso de probar junto a los mejores, pero en Washington apenas ha tenido oportunidades. Coartada su hambre competitiva, el base checo tenía claro que no iba a faltar al Eurobasket, cita a la que la mayoría de sus compañeros de selección sí han renunciado.

Eso deja al exjugador azulgrana como única estrella de la República Checa, el rival al que España se medirá esta tarde (16.45 horas, Cuatro y ABC.es) en el segundo envite del Eurobasket.

John Wall, epicentro de sus problemas en la NBA, es el hombre que le ha cerrado las puertas, pero también el modelo en el que se ha fijado para mejorar. Satoransky llegó muy joven a Sevilla, donde creció a las órdenes de Aíto García Reneses hasta convertirse en uno de los mejores bases del continente.

Su capacidad de salto y su altura -sus padres jugaban al voleibol- intimidaban a sus rivales en el puesto de base. Superioridad que él aprovechaba para dirigir con soltura el ataque y anotar con facilidad en contragolpe.

En su paso fugaz por Barcelona dejó una gran impronta y es ese destello el que preocupa hoy a la selección. Scariolo deberá montar a su alrededor un muro defensivo. Cortar las vías hacia canasta y las líneas de pase. Secar su aportación para frenar a una República Checa que más allá de Satoransky ofrece muy poco.

Sin Veselin ni Andrej Balvin, sus dos pívots titulares, y con las renuncias también de Pumprla, Barton y Jelinek, Ronen Ginzburg lo ha tenido realmente complicado para armar un equipo de garantías. Meterse en la siguiente fase es su objetivo, y para ello ganar a España no es un objetivo plausible.