Real Madrid-BarcelonaLa hora de Felipe Reyes

A la espera de la irrupción de Tavares como nuevo fichaje, el capitán vuelve a brillar en el Real Madrid

Actualizado:

El primer clásico de la temporada en el baloncesto español llega marcado por la incertidumbre. Dudas tanto en el Madrid como en el Barcelona, cuyo inicio de temporada está siendo turbulento, aunque por razones bien distintas. Ninguno de los dos equipos termina de arrancar, aunque son los azulgranas los que llegan al partido de esta tarde con más problemas después de cosechar seis derrotas en los últimos ocho duelos. Los azulgranas medirán la magnitud de la tormenta ante un Madrid irregular en Europa, castigado por las bajas de Llull, Ayón y Kuzmic, que se mantiene invicto en la ACB.

«Lo único que quiero es que no se lesione nadie más», pedía Laso. El calvario blanco con las bajas le ha obligado a reestructurar el equipo y a contar con la cantera más de lo que hubiera deseado. Además de la lesión de Llull, la plaga de lesiones se ha centrado en el juego interior, donde Felipe Reyes es el único pívot que se ha mantenido sano durante estos primeros meses de competición.

El capitán blanco sabe que el final de su carrera está cada vez más cerca. Por eso, dijo adiós a la selección este verano para centrarse en el Madrid. Un guiño al club que alargó su contrato hasta 2019 a pesar de que su última temporada fue la más discreta desde que llegó a este vestuario hace trece años. A sus 37 años, Reyes ha aprendido a cuidarse más que nunca y a dosificar esfuerzos para seguir siendo importante en la pista después de un año gris que parecía anticipar su declive.

Lejos de ese bajón, el capitán madridista está demostrando que el descanso le ha sentado muy bien y está respondiendo como hacía tiempo ante las ausencias inesperadas en el juego interior del Real Madrid. «Si es difícil ganar al Efes, imagínate al Real Madrid, un equipo que tiene al mejor reboteador en ataque de Europa, que es Felipe Reyes», explica Oriola, pívot del Barcelona que está llamado a ocupar el sitio del madridista en la selección española.

Hace pocos días, Reyes volvió a ser el mejor de la jornada en la Liga Endesa, convirtiéndose en el más veterano en lograrlo, y ya está a solo dos menciones de igualar a Sabonis y Lou Roe, los únicos jugadores que fueron elegidos MVP de la semana en la ACB en 19 ocasiones. Además, ya es el máximo reboteador de la Euroliga y camina rumbo al récord de partidos jugados en la liga española. Marcas que no le quitan el sueño, pero que alimentan su ilusión por mantenerse en la elite. Ambición intacta que Laso ha sabido utilizar en favor del equipo y que confía en que sirva también de guía para el recién llegado, Walter Tavares.

El caboverdiano se estrenará esta tarde (18.30 horas, #0) como jugador del Madrid en un clásico muy abierto a pesar de la distancia de dos victorias en la clasificación. Con solo un par de entrenamientos con el equipo, Tavares tratará de aportar ya su capacidad de intimidación en la zona y descargar de minutos a un Reyes que se había quedado solo en la posición de cinco tras las bajas de Kuzmic y Ayón.

El Madrid espera como agua de mayo sus 220 centímetros de altura tras haber sufrido mucho ante el Maccabi en el rebote ofensivo. «Es un jugador más o menos conocido por su gran envergadura y altura y que cambia partidos por esa sensación que crea en el ataque contrario. Es bastante rápido para su altura y creo que se va a adaptar bastante bien a nuestro estilo», apunta Laso, feliz con el nuevo integrante del vestuario.

Para frenarlo, Sito Alonso tratará de recuperar la agresividad y la intensidad de principios de temporada. «Hay que corregir la situación del inicio de partido porque la característica de los jugadores fichados fue intensidad, trabajo, correr más... Un equipo mío no puede jugar a un nivel de intensidad bajo. Los sistemas de ataque, de defensa... si vas al 50% de intensidad no puedes jugar», avisa.