Popovich, técnico de los Spurs
Popovich, técnico de los Spurs - EFE

NBAPopovich estalla contra Trump

El técnico de los San Antonio Spurs carga con suma dureza contra el presidente de su país

Actualizado:

Gregg Popovich, entrenador de los San Antonio Spurs, el equipo en el que milita Pau Gasol, contestó con suma dureza a las últimas polémicas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que en los últimos días abrió varios frentes contra deportistas de su país. En primer lugar al retirar la invitación a la Casa Blanca a Stephen Curry, líder de los Golden State Warriors de la NBA, por sus dudas sobre si debía acudir. Y después por sus encendidas críticas a los jugadores de la NFL que protestan por la discriminación racial escuchando de rodillas el himno antes de los partidos.

«Nuestro país es una vergüenza para el mundo», declaró Popovich al ser preguntado por el tema en el 'Media Day' de los Spurs. «Este individuo cree que cuando la gente se alza en los partidos lo hace contra la bandera. Tenemos dos opciones: nos golpeamos la cabeza contra la pared por su conducta o decidimos que las instituciones y la gente de este país son más importante», explicó.

Sobre la polémica retirada de la invitación a Stephen Curry y los Warriors para acudir a la Casa Blanca, el técnico de los Spurs aseguró que «es gracioso que no les invitase cuando, creo, que no iban a ir de todas formas». «Es como cuando un niño de sexto va a celebrar una fiesta en el patio de su casa y averigua que alguien no va a acudir y le retira la invitación. Me parece que su comportamiento es, además de repugnante, cómico», clamó.

«Soy un individuo. Vivo en este país. Tengo el derecho de decir y pensar lo que quiera. No tiene nada que ver con la posición en la que me encuentre. Si a alguien le ayuda a reflexionar de una u otra manera, estupendo. Pero hay que discutir sobre el tema», argumentó un enfadado Popovich.

«La cuestión racial es un asunto ignorado por la mayoría pero que todo el mundo entiende. Y no mejorará salvo que se hable de ello constantemente. ‘Oh, van a hablar de eso otra vez. Ya están sacando de nuevo la cuestión racial. ¿Por qué tenemos que hablar de ello?’. Bueno, porque resulta incómodo hacerlo. Tiene que haber elementos que no sean cómodos en la agenda para conseguir que las cosas cambien, tanto si nos referimos al movimiento LGTB, el sufrimiento de las mujeres, la raza… Son temas que nos han de incomodar, especialmente a los blancos, porque nosotros estamos muy cómodos en nuestra situación. No tenemos ni idea de lo que determina el nacimiento. Cuando naces blanco tienes unas ventajas que el sistema sostiene y se han cimentado durante cientos de años. Mucha gente no lo ve», argumentó.