Russell Westbrook, durante un partido de los Thunder la pasada temporada - AFP

NBARussell Westbrook, MVP de la temporada

La estrella de los Thunder se lleva el premio de mejor jugador del año por delante de James Harden y Kawhi Leonard

Actualizado:

El base estrella Russell Westbrook, de los Oklahoma City Thunder, completó una temporada histórica y de ensueño al ser elegido como el ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga.

Westbrook, de 28 años, superó en la votación final ofrecida por los periodistas especializados que cubren la información diaria de la NBA, al escolta James Harden, de los Houston Rockets, su excompañero con los Thunder, y al alero Kawhi Leonard, de los San Antonio Spurs, que fueron los otros dos finalistas.

El nuevo ganador del premio ocupa el puesto del base Stephen Curry, de los Warriors de Golden State, que lo había ganado en las dos ediciones anteriores.

Westbrook, en su discurso de aceptación del premio, admitió que todo se lo debía a la ayuda de Dios, los compañeros que han estado a su lado y a los Thunder.

«Cada uno en Oklahoma City me permitieron salir a competir al más alto nivel cada noche», destacó Westbrook. «Sin esa ayuda nunca hubiese sido posible que mi rendimiento se hiciese sentir en los resultados de todo el equipo».

Sus actuaciones fueron brillantes cada noche con aportaciones de triples y dobles, que le permitieron establecer nuevas marcas en los libros de la NBA.

El más importante fue el superar la marca de 41 triples-dobles que había establecido el legendario Oscar Roberson en la temporada de 1962.

Los Thunder como equipo también lograron marca de 47 triunfos que les permitió jugar la primera ronda de los playoffs ante los Rockets de Houston y la perdieron al mejor de siete partidos (2-4).

Pero Westbrook se convirtió en el primer jugador que gana el premio desde 1981 cuando se los dieron al pívot Moses Malone, de los Rockets, sin que el equipo hubiese logrado 50 triunfos.

La salida del alero Kevin Durant, de los Thunder, firmó en pasado verano como agente libre con los Warriors a los que guió al título de campeones de liga, y ganó también el premio de MVP de las Finales de la NBA, dejó a Westbrook como el líder indiscutible dentro del equipo de Oklahoma City y respondió de la misma manera, con una temporada de estadísticas mágicas.

Pero sobre todo mostró un gran liderazgo en los momentos decisivos de cada partido con la anotación de los puntos claves que permitieron al equipo conseguir la victoria.

Westbrook fue de menos a más durante toda la temporada y en la recta final fue donde estableció la diferencia a favor de su causa en la lucha por conseguir ganar el premio de MVP ante Harden y Leonard.

Westbrook lideró la liga con 31.6 puntos; fue el tercero en asistencias con 10,4 y décimo en rebotes con 10,7 por partido, además de concluir tres partidos con triples-dobles y 50 o más puntos, incluido el mejor de su carrera que llegó a los 57 tantos frente a los Orlando Magic.

Mientras que también hizo historia con los 54 puntos que anotó ante los Denver Nuggets en el partido que batió la marca a Robertson con el cuadragésimo segundo triple-doble y la canasta en el último segundo fue la que decidió el triunfo.

Al margen de las estadísticas individuales que logró Westbrook, el gran triunfo del base estrella de los Thunder fue su crecimiento como líder dentro del equipo tras la marcha de Durant.