NBA

España atrae a la NBA

El Madrid recibe hoy a los Oklahoma Thunder y el miércoles lo hará el Barcelona. Serán los únicos partidos en Europa

Westbrook y Ronaldo
Westbrook y Ronaldo - Twitter

Por primera vez en la historia, España tendrá diez jugadores en la NBA y no es una casualidad. La liga estadounidense detectó hace tiempo que Europa era un caladero importante para exportar su negocio y desde entonces España se convirtió en un mercado estratégico para ellos. «Líder y el primero en generación de negocio», confirmaba esta semana Jesús Bueno -vicepresidente de NBA en Europa, África y Oriente Medio- apenas unos días antes de que los Thunder aterrizaran en el país para disputar los dos únicos amistosos de un equipo NBA en el continente esta pretemporada.

El nuevo equipo de Álex Abrines se medirá esta noche al Real Madrid en el Barclaycard Center y el miércoles al Barcelona en el Palau Sant Jordi (ambos a las 20.30 horas, en Movistar+) en dos duelos singulares que volverán a poner a prueba el nivel del baloncesto europeo. Tras un verano en el que la NBA se ha llevado buena parte del talento europeo a sus equipos, la visita de los Thunder servirá para ver si Europa resiste o la brecha entre ambos baloncesto se ha vuelto a reabrir. «Que los mejores jugadores vayan a la NBA es lo normal, aunque siempre habrá casos como el de Llull, que prefieran quedarse en Europa», asume Bueno, quien confirmó que la liga estadounidense abrirá una oficina en España para estrechar ese fuerte nexo de unión.

Álex Abrines, en Oklahoma

Como muestra de ese refuerzo, los únicos dos partidos que se disputarán en el continente dentro de los «Global Games» de la NBA esta temporada serán en España. El primero, el que medirá esta noche a los Thunder con el Real Madrid en el Palacio, donde se podrá ver por primera vez en acción a Russell Westbrook, una de las estrellas de la liga estadounidense. El base es la figura de un equipo que siempre aspira a estar arriba, aunque esta temporada deberá encontrar su identidad. Sin Durant -que ayer debutó con derrota en los Warriors- y con Ibaka en Orlando, nada será lo mismo ya en Oklahoma, cuya reconstrucción está haciendo hincapié en la juventud y el talento.

Por ahí emerge la figura de Álex Abrines, uno de esos jóvenes españoles que crecieron soñando con la NBA y que a las primeras de cambio ha decidido iniciar esa aventura de niño. «Sé que el primer año será duro, porque en la NBA se juega diferente a Europa. Tendré que dar el máximo. Es posible que al principio de temporada no juegue demasiado, pero voy a trabajar mucho para poder ayudar al equipo en los momentos importantes», resumía el español, que dejó el Barcelona por los Thunder.

Abrines se gana en estos días el cariño de sus nuevos compañeros, que hablan maravillas de él. «Es un gran jugador, todavía muy joven, tiene aún mucho por delante para seguir creciendo. Como muchos de nosotros, incluido yo mismo. Cada día se le ve mejor y su tiro no es de este mundo. Tenerlo entre nosotros es algo muy grande», dijo Victor Oladipo ayer en la capital española. «Sabe jugar muy bien. Progresará», añadió Westbrook.

Como él, otros jóvenes talentos han emigrado este año casi sin experiencia ACB. Los hermanos Hernangómez -Willy a los Knicks y Juancho a los Nuggets- pondrán a prueba su talento entre los mejores, mientras España sigue arrimándose a la NBA. «La opción de que haya una división europea de la liga está lejana, porque no existen las infraestructuras necesarias para ello», reconocía Jesús Bueno, en referencia a los pocos pabellones con tamaño y calidad NBA de Europa. En España, ni el vetusto Palau Sant Jordi ni el coqueto, pero algo pequeño, Barclaycard Center darían la talla. Cuestión de tiempo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios