Eslovenia-SerbiaUn país diminuto que camina hacia la historia

Eslovenia, del tamaño de Ciudad Real y con una población de solo dos millones de personas, aspira hoy ante Serbia a su primera medalla en un torneo de selecciones

Actualizado:

Hasta hace solo unos días, Eslovenia era un país enamorado del baloncesto que soñaba con hacer algo grande en un torneo de selecciones. Lograr una medalla que justificara el amor que sus dos millones de habitantes tenían por un deporte que no les había regalado más que alegrías aisladas. La medalla asegurada tras ganar en semifinales a España les pone frente al partido más importante de su historia. Un duelo ante Serbia (20.30 horas, Cuatro) para conseguir su primer oro y celebrar al mismo tiempo sus 25 años de independencia.

Atravesar Eslovenia en coche es relativamente sencillo. Apenas se tarda tres horas en recorrer de punta a punta un país de preciosa geografía donde se salpican la canchas de baloncesto y los campos de fútbol. Con permiso del esquí, estos son los dos deportes más importantes del país, aunque el éxito de la canasta en los últimos años lo ha situado ya en un lugar principal por delante de todos los demás. A pesar de la evidente calidad de sus jugadores, habituales en la NBA desde hace años, nunca habían llegado tan lejos en un gran campeonato de selecciones como en este Eurobasket de Turquía que ya es histórico para ellos. Una gran dirección de Kokoskov -el técnico milagro que es ayudante en los Jazz de Ricky Rubio-, el liderazgo de Goran Dragic y el descaro adolescente de Luka Doncic han llevado a Eslovenia hasta una final inesperada para el gran público, pero no para el vestuario balcánico. Allí se confiaba mucho en las posibilidades de un grupo pleno de talento al que se sumó a última hora el del americano nacionalizado, Anthony Randolph.

Pase lo que pase esta noche, Eslovenia celebrará su primera medalla, aunque llegados a este punto no se conforman con ningún metal que no sea el oro. Un logro histórico para el país, que cobra mayor trascendencia al ser Serbia el rival.

La presencia de Djordjevic en el banquillo es garantía de éxito. Desde que ocupa el puesto de seleccionador, Serbia ha ganado una plata Mundial (2014) y Olímpica (2016) a la que sumará un nuevo metal esta noche

La final balcánica pondrá punto final a este Eurobasket 2017 de las grandes ausencias, que puede ser también el que corone a Eslovenia como campeona y a un chaval de 18 años -Luka Doncic- como el MVP más precoz de la historia.