Barcelona-Real Madrid Bartzokas, un técnico milagro en Barcelona

A pesar de las bajas, el griego ha logrado batir al Real Madrid de Laso en los clásicos de esta temporada

Barcelona-Real Madrid: 
Bartzokas, un técnico milagro en Barcelona

Si el Real Madrid sacó alguna lección de la derrota cosechada hace dos semanas en Barcelona es que no puede fiarse del nuevo inquilino del banquillo azulgrana. A pesar de las bajas, Bartzokas demostró que es capaz de sacar un gran rendimiento a su plantilla, lo que le ha permitido superar con claridad al Real Madrid en los dos enfrentamientos directos que han tenido esta temporada. La Euroliga devuelve hoy a los blancos al Palau (21.00 horas, C+ Deportes), donde tratarán de desterrar la confianza para buscar su primera victoria del curso ante los azulgranas.

Desde que se vio forzado a colgar las botas por una lesión de rodilla, Giorgios Bartzokas (Atenas, 1965) ha convivido con la fatalidad como compañera de viaje y ha aprendido a sacar partido de ella como ningún otro técnico. La carrera en los banquillos del nuevo técnico del Barcelona está marcada por la cuesta arriba y el éxito desde que tomó las riendas del Olympia Larissa en 2006. Apenas una década de experiencia como entrenador principal que le han permitido acumular elogios hasta convertirse en el recambio del sempiterno Xavi Pascual.

Campeón de Europa

Los inicios de Bartzokas no fueron fáciles. En realidad, toda su vida en los banquillos ha sido un continuo vaivén. Curvas cerradas de las que ha salido airoso gracias a su capacidad para amoldarse a la situación. Es algo que aprendió de sus años como asistente en el Maroussi de Giannakis. La leyenda griega le enseñó a diseñar un plan B para afrontar las dificultades, algo que ha resultado clave para Barzokas en sus años como entrenador. Su meteórica carrera en los banquillos no incluye fracasos. Llevó al Larissa a los playoffs de la liga griega por primera vez en su historia antes de ser nombrado técnico del año por su trabajo en el Maroussi y el Panionios. Los focos le abrieron la puerta de un Olympiacos al que hizo campeón de la Euroliga en Londres cuando nadie lo esperaba, en una final en la que remontaron 17 puntos al Real Madrid.

Aquel fue el primer choque blanco con el actual técnico del Barcelona. Un mazazo que marcó a los madridistas y que impulsó la confianza de Bartzokas. El griego llegó a firmar un precontrato con el Fenerbahçe que cuando se hizo público significó su tumba en el Olympiacos. Los radicales griegos no le perdonaron y su salida del conjunto heleno fue irremediable.

El técnico se reinventó entonces en el Lokomotiv Kuban, al que el año pasado llevó a la Final Four tras eliminar al Barcelona en cuartos de final. Una eliminatoria que le sirvió para llamar la atención de los dirigentes azulgranas, impresionados con su capacidad para gestionar el talento y sacar lo mejor de la plantilla. No dudaron en llamar a su puerta tras la salida de Xavi Pascual, cuya sombra se ha encargado de disipar a pesar de las dificultades que se le han presentado en forma de plaga de lesiones.

El factor Llull

En el duelo de Supercopa ante el Madrid, Bartzokas supo llevar el encuentro al plano físico, aprovechando su superioridad en ese apartado tras una pretemporada más intensa. Hace dos semanas, con medio equipo en la enfermería, el griego sacó bandera blanca antes del inicio para fomentar la confianza de su rival y asestarle luego un golpe definitivo sobre la cancha. «Necesitamos jugar igual que en el encuentro de hace quince días si queremos ganar al Madrid. El duelo no nos llega en la mejor situación», reiteró el técnico al igual que hizo entonces.

En esta ocasión, Doellman es duda, aunque el americano es la única baja que puede recuperarse para el choque en el que no estarán Lawal, Navarro, Claver y Pau Ribas. En el Madrid, la premisa en no confiarse. El triunfo ante el Panathinaikos evidencia la mejoría del equipo, plasmada en un Llull en estado de gracia que ante los griegos anotó 30 puntos.

«El equipo está preparado para saber lo que tenemos en juego mañana en el Palau, que es un encuentro de altísimo nivel y que es muy importante para los dos equipos», reconocía Laso, que no sabrá hasta última hora si puede contar con Thompkins por un golpe en la cadera y Hunter (esguince de tobillo)

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios