DeAndre Kane, del Maccabi Tel Aviv (d), y Rafa Martínez, del Valencia Basket (i)
DeAndre Kane, del Maccabi Tel Aviv (d), y Rafa Martínez, del Valencia Basket (i) - EFE

Baloncesto europeoLa revolución del Maccabi que puede extenderse por Europa

El equipo israelí será el primero en contar con dos plantillas diferentes para disputar la competición nacional y la Euroliga

Actualizado:

Reinventarse o morir. Eso ha debido de pensar el Maccabi de Tel Aviv en vista de la decisión tomada para la siguiente temporada. El equipo más laureado de Israel con 51 títulos nacionales y 6 Euroligas está atravesando un período de sequía. La existencia de cupos de jugadores nacionales en la competición doméstica supone un lastre para uno de los colosos del baloncesto europeo. La medida adoptada para hacer frente a esta situación es pionera en el Continente y puede contagiarse a más equipos de salir bien. La próxima campaña la entidad contará con dos plantillas, una para la Euroliga y otra para la competición israelí.

El Maccabi acumula dos años seguidos fuera de los «playoffs» europeos. En el campeonato nacional, acostumbrado a reinar con autoridad, son tres las temporadas consecutivas en las que no ha levantado el título. Desde que en 2014 saliera campeón de ambas competiciones, ha visto cómo su rendimiento ha caído en picado. Por ello, a partir de la temporada que viene contará con dos listas de jugadores. «Cada equipo tendrá su propio entrenador con el propósito de poder competir con todas garantías bajo las restricciones actuales en la liga israelí», ha informado el club.

Tras el dominio logrado entre finales del siglo XX y principios del XXI, esta medida tratará de devolver al conjunto israelí a los éxitos pasados. La decisión corrobora el cada vez mayor peso de la Euroliga en detrimento de las competiciones nacionales. Sin ir más lejos, en España, varios equipos amenazaron hace un año con dejar la ACB y crear una liga a medida con menos clubes. La sobrecarga de partidos que supone jugar todas las competiciones acaba afectando a los conjuntos españoles en Europa. La Liga ACB, con 18 equipos, cuenta con más participantes que otras como la griega (14) o la de Europa del Este (13). El calendario de un equipo de la ACB puede llegar a acumular más de 80 partidos durante una temporada.

Un equipo que optara a ganar todo podría acumular más de 80 partidos en una temporada: 44 partidos como mínimo entre ACB y Copa del Rey y no menos de 25 encuentros hasta la final de la Euroliga

Por ello, el experimento del Maccabi puede marcar un antes y un después. De salir bien, más de un club verá en esta vía una manera de priorizar según sus intereses y de ganar competitividad en aquellos torneos que disputa. Todo apunta a que los equipos españoles estarán muy atentos al devenir de los acontecimientos. Por el momento, el Maccabi llevará a cabo una revolución la temporada que viene para intentar volver a ser lo que un día fue.