Tom Brady levanta el trofeo Vince Lombardi del año 2017
Tom Brady levanta el trofeo Vince Lombardi del año 2017 - AFP

Fútbol americanoGuía práctica para seguir la Super Bowl por televisión

Al igual que cada febrero desde 1967, la NFL celebra su quincuagésima segunda Super Bowl, uno de los espectáculos más multitudinarios del mundo

Actualizado:

Tan solo falta un día para el «Súper Tazón» –apodo otorgado por la forma del estadio-. New England Patriots y Phidaldelphia Eagles se medirán en la madrugada del domingo al lunes a partir de las 00:30 en el U. S. Bank Stadium, en Minnesota.

La sede

Los Minnesota Vikings, eliminados en la final de conferencia por los Eagles, ceden su «casa» para que estos se enfrenten a los vigentes campeones, los Patriots. Una casualidad que lleva cerrada desde 2014, ya que la sede de la Super Bowl se concreta entre tres y cuatro años antes de que la edición se celebre.

Con 66.655 butacas, este estadio inaugurado en 2016 alberga su primera final. Con un coste de más de 1.000 millones de dólares, es una de las canchas más modernas del mundo.

Su techo fijo ayudará a combatir los menos veinte grados centígrados que se prevén durante el próximo domingo.

¿Quieren una entrada? Las primeras que se pusieron a la venta rondaron los mil dólares de media, pero actualmente la reventa se sitúa entre 2.500 y 9.000 dólares.

El partido

Sesenta minutos, divididos en cuatro cuartos de quince minutos, determinarán el ganador de la NFL. Previo a 1967, Estados Unidos contaba con dos ligas de fútbol americano, la National Football League y la American Football League. La segunda, con tan solo siete años de vida, se unió a la primera. Decidieron así que el campeón de la NFL y el campeón de la AFL se enfrentarían entre sí para proclamar a un único ganador en el país. Finalmente, cada una de las ligas se reconvirtieron en conferencias, y así siguen hoy.

El trofeo

Los Green Bay Packers ganaron las dos primeras Super Bowl, y por ello el trofeo lleva el nombre del entrenador que lo hizo posible, Vince Lombardi. Valorado en 25.000 dólares, esta pieza con forma de balón -diseñada por la prestigiosa joyería Tiffany & Co.- es entregada al equipo vencedor, a diferencia de otras ligas americanas donde tan solo se recibe el galardón.

Los equipos

En representación de la AFC –American Football Conference-, los vigentes campeones y grandes favoritos, los New England Patriots, llegan por octava vez en diecisiete años a la gran cita del deporte estadounidense. Tom Brady, con cuarenta años, lidera desde el puesto de quarterback a un equipo que no deja de hacer historia. Junto con su entrenador, Bill Belichick, han ganado cinco Super Bowl en menos de dos décadas, quedándose a tan solo una de la franquicia con más títulos de la NFL, los Pittsburg Steelers.

El año pasado lograron remontar una desventaja de 21-3 tras el descanso, siendo la mayor recuperación de la historia de este partido y la primera prórroga jamás vista. Muchos la consideran la mejor Super Bowl de la historia.

La NFC –National Football Conference- lleva a unos sorprendentes Philadelphia Eagles a la final. Tras la lesión de su brillante QB de segundo año, Carson Wentz, en el mismo partido en el que se clasificaron para los Play Offs, los de la costa este se echaron las manos a la cabeza. Nick Foles, el teórico suplente, se puso a los mandos de un equipo que arrasó a Minnesota Vikings y Atlanta Falcons, sin ser en ninguno de los dos casos favoritos. Con caretas de perro –de haber sido los «no favoritos» durante todos sus partidos, los «underdog»- celebraban su pase a la Super Bowl, donde quieren seguir sorprendiendo al mundo del deporte.

El show del descanso

Una de las partes más reconocidas y espectaculares del evento es la actuación musical del descanso. Es una tradición que se mantiene desde la Super Bowl I, aunque en los sesenta comenzó siendo una actuación musical regentada por bandas universitarias. A día de hoy la música ha dejado paso al show, Katy Perry o Beyonce pueden dar fe de ello. Actuaciones estelares, como la de Michael Jackson en 1993 o la de los Rolling Stones en 2006, han marcado época. Este año, cogiendo el relevo de Lady Gaga, será Justin Timberlake el encargado de entretener al público en «el tiempo para el bocadillo».

Los datos televisivos

No hay comidilla más popular durante las semanas que siguen a la Super Bowl que las cifras que mueve este evento. El pasado año la Fox registró 111.3 millones de televidentes -113.7 entre todas las plataformas-. Estos datos alarmaron a la propia NFL, ya que, aun siendo una de las mejores finales en lo que a lo deportivo respecta, bajó a niveles de audiencia de 2013, una auténtica catástrofe.

Durante la temporada regular y los play off de la NFL, la cuota de pantalla ha seguido bajando respecto al pasado año; la NBC teme una nueva bajada.

Sea como fuere, la publicidad se resigna a bajar de precio: seis millones de dólares por cada treinta segundos de anuncios, un nuevo récord.

En España se podrá seguir todo el evento por Movistar Plus, en el canal #0.

Deporte, espectáculo, millones de dólares y de personas… la Super Bowl LII lo tiene todo para volver a ser el show que todo el mundo, amantes del deporte o no, quiere ver.