Sergio García y su mujer, Angela, están aprovechando su viaje a Australia
Sergio García y su mujer, Angela, están aprovechando su viaje a Australia - EUROPEAN TOUR
GOLF

Sergio García disfruta de su final de temporada

El castellonense arranca tercero en Australia, a un golpe de los líderes

Actualizado:

Sergio García no deja de repetir que 2017 está siendo el mejor año de su vida. En el plano personal se casó con Angela Akins y anunció la llegada de su primera hija y, en el deportivo, logró su primer grande: el Masters de Augusta. Sin embargo, aún puede poner una guinda más en tan extraordinario pastel, ya que está disfrutando de su última semana competitiva en un marco incomparable.

El castellonense se encuentra en Australia para disputar el PGA Championship local, valedero para el Circuito Europeo. Es la primera vez que asiste a este torneo y ha aprovechado para ir acompañado por su esposa, en el que será su último viaje juntos dado su estado de gestación. Y la pareja se lo está pasando en grande, como demostraron en la visita a Currumbin, un santuario de la naturaleza de Queensland. Allí pudieron interactuar con algunas de las especies más características del continente oceánico, como los koalas, canguros, águilas o serpientes pitón. «Ha sido increíble y me ha impresionado mucho la visita -comentó Angela-. Aquí recogen a muchos animales heridos y los curan para ponerlos de nuevo en libertad. Hacen una labor fantástica».

El golfista no se mostró menos sorprendido por la experiencia. «Ver cómo cuidan a los animales y la labor que hacen con ellos no tiene precio. Nosotros, que somos unos amantes del naturaleza, nos llevamos de aquí un recuerdo para toda la vida». Luego, esas buenas sensaciones las trasladó al campo de Royal Pines, pues firmó una vuelta sin errores de 67 golpes que le situó a uno solo de los locales Jordan Zunic y Adam Bland (-6).

Ocurra lo que ocurra en este campeonato, lo que está claro es que en 2017 Sergio ha sido feliz. Igual que lo serán los niños del Hospital La Paz de Madrid, que se han visto beneficiados por el donativo de 123.000 euros de la recaudación del Valderrama Masters para humanizar la zona intantil de radiología y separarla de la de adultos. «Cuando me propusieron el proyecto de humanizar la zona de rayos de La Paz me gustó mucho la idea; me alegro de que se haga realidad y de contribuir al cuidado de los pacientes y sus familias, gracias al torneo y a mi Fundación», declaró.