Los jugadores españoles tras caer ante Eslovenia
Los jugadores españoles tras caer ante Eslovenia - EFE
Balonmano | Europeo

Las opciones de España para estar en semifinales

La selección española que dirige Jordi Ribera depende de sí misma, pero sólo le vale ganar ante Alemania

Actualizado:

La selección española de balonmano tendrá este miércoles (20:30 horas) una nueva oportunidad para meterse en las semifinales del Europeo ante el equipo de Alemania, una vez que Macedonia no pudo ganar ayer a la República Checa. España dependerá de sí misma en un duelo en el que a los 'Hispanos' sólo le vale ganar o ganar, tras la derrota encajada este martes ante Eslovenia.

Para ello, el conjunto español deberá mostrar una imagen radicalmente opuesta a la que ofreció ante los eslovenos, en un encuentro en el que los de Jordi Ribera no fueron capaces de encontrar en ningún momento su juego ni en defensa, ni en ataque.

Poco o nada quedó de la infranqueable defensa que España mostró e el primer partido de la segunda fase del torneo ante Macedonia, una solidez defensiva que deberá recuperar hoy si quiere tener alguna opción de contener al ataque germano.

Una ofensiva en la que, pese a la presencia de un jugador tan inteligente como el lateral Steffen Weinhold, todo queda supeditado a la efectividad de cañoneros como Steffen Fath o Julius Kuh-.

Lanzadores a los que se unirá previsiblemente mañana el lateral del Leipzig Maximilian Janke, que parece el candidato elegido, aunque no se sabrá nada de manera oficial hasta mañana por la mañana, para suplir al lesionado Paul Drux.

Pero para derrotar a Alemania, el verdugo de equipo español en la final del Europeo disputada hace dos años en Cracovia, tendrá que mostrar algo más que solidez defensiva, ya que el ataque español se medirá con una de las defensas mas duras y fuertes de continente.

España deberá de derribar a base de velocidad en el movimiento de balón el auténtico muro que conforman jugadores como Hendrik Pekeler, Finn Lemke o Patrick Wiencek, además de, como no, el portero Andres Wolff, el verdugo del equipo español en la final disputada hace dos años en Cracovia.

Una derrota de la que España tratará de tomarse la revancha en un partido en el que tanto españoles como germanos se jugarán un puesto en la semifinales.