Kazuki Nakajima y Sebastien Buemi, en una prueba del WEC en 2017
Kazuki Nakajima y Sebastien Buemi, en una prueba del WEC en 2017 - Toyota Media

FIA WECAsí son los nuevos compañeros de Alonso en la resistencia

El japonés Kazuki Nakajima y el suizo Sebastien Buemi compartirán el Toyota #8 con el español en su intento por ganar en Le Mans

Actualizado:

Fernando Alonso tendrá dos nuevos compañeros en su aventura en el Mundial de Resistencia. No son dos auténticos desconocidos, ni para él ni para el gran público, aunque hace ya algunos años que tanto Sebastien Buemi como Kazuki Nakajima, los dos pilotos con los que compartirá el Toyota número #8 en el WEC, abandonaron la Fórmula 1.

El que primero lo hizo fue Nakajima. El japonés, piloto oficial de Toyota desde pequeño, llegó a los grandes premios gracias a que el fabricante japonés era el proveedor de motores de la escudería Williams. Debutó en el GP de Brasil de 2007, última carrera de la temporada, en sustitución de Alex Wurz, y el equipo de Grove le mantuvo como compañero de Nico Rosberg las dos temporadas siguientes sin que llegara a destacar lo más mínimo. Solo sumó 9 puntos su primera temporada, con un sexto puesto como mejor resultado (Australia 2008), y se arrastró de forma catastrófica por los circuitos en 2009, temporada en la que dejó a cero su casillero frente a los 34,5 de Rosberg, que acabó cuarto en dos ocasiones.

Su crédito en la F1 se agotó y regresó a su país para competir en la Super Fórmula japonesa, donde fue campeón en dos ocasiones, antes de dar el salto a la resistencia, siempre bajo el amparo de Toyota. En el WEC sus resultados mejoraron de forma ostensible y ahora, con 33 años, es un piloto mucho más experimentado que el que aterrizó en la F1 en 2007.

También ha mejorado sus registros en la resistencia Sebastien Buemi. El suizo, ahora con 29 años, fue un talento precoz protegido desde su más tierna infancia por el programa de jóvenes pilotos de Red Bull. Buemi cumplió con nota en todas las categorías intermedias y debutó en Toro Rosso en la primera carrera del Mundial 2009, un año que inició con Sebastian Bourdais como compañero y lo terminó con Jaime Alguersuari. El piloto español fue su compañero de fatigas en los mundiales de 2010 y 2011, donde el Toro Rosso se convirtió en un monoplaza que nunca terminaba de despegar. Al término de esa temporada Red Bull les fulminó a los dos para subir a Ricciardo y Vergne.

Buemi continuó como piloto de pruebas de Red Bull en 2012, pero ese mismo año ya hizo sus primeros pinitos en la resistencia y se probó por primera vez en las 24 Horas de Le Mans.

Desde entonces es piloto oficial de Toyota, con quienes acabó segundo en las 24 Horas de 2013 y campeón del Mundial de resistencia en 2014. Entre tanto, también le dio tiempo a probarse en la Fórmula E, campeonato del que salió campeón en 2016.