Olimpismo

«No» oficial de Roma a su candidatura para los Juegos

«No a los Juegos del ladrillo», afirma Virginia Raggi. Detrás de la decisión, hay razones políticas: «Temblarán los Palacios de Roma», afirma el Movimiento de Grillo

«No» oficial de Roma a su candidatura para los Juegos
Ángel Gómez Fuentes Corresponsal En Roma - Actualizado: Guardado en:

La alcaldesa de Roma, la populista Virgina Raggi, del Movimiento 5 Estrellas, dice oficialmente «no» a la candidatura de la capital italiana para ser sede de los Juegos Olímpicos del 2024. «No a las Olimpiadas del ladrillo; es irresponsable presentar a Roma». Virginia Raggi, con tono desafiante al gobierno de Matteo Renzi y al Comité Olímpico Italiano, ha justificado así su decisión: «En el pasado, el presupuesto ha sido superado casi siempre al menos del 50 por 100. E incluso más: en Montreal del 720 % y en Barcelona el 266 %». La negativa de la alcaldesa se produce en una rueda de prensa rodeada de gran expectación porque, además, era la primera que ofrecía después de tres meses de su elección, un periodo que ha estado lleno de carencias en su gestión, recibiendo infinidad de críticas.

Virginia Raggi se ha presentado en la rueda de prensa después de dar plantón al presidente del Comité Olímpico Italiano, Giovanni Malagó, quien tras esperar durante 35 minutos en la antesala de la alcaldesa se marchó por la «desconsideración» de la Raggi. Malagó lamentó la «poca atención y respeto» de la alcaldesa: «Nos fuimos porque 35 minutos de espera son demasiados». Con cierta rabia, Malagó ha calificado el «no» a la candidatura de Roma para los JJOO como populismo: «Estaba ya todo decidido. Las justificaciones de la alcaldesa estaban condicionadas de falsedades y populismo». Hay rabia en el gobierno y en el Comité Olímpico Italiano porque han trabajado duramente por la candidatura de Roma, incluso con fuerte promoción exterior, por considerar que tenían muchas posibilidades de que Roma fuera la capital elegida para el 2024. El Comité Olímpico podría reclamar ahora al ayuntamiento 15 millones de euros, por los gatos ya realizados en la candidatura, según amenazó Malagó. La candidatura se puso en marcha porque el anterior alcalde, Ignazio Marino, sí dio la aprobación para los Juegos.

Motivaciones políticas

Detrás del «no» a la candidatura de Roma hay fuertes motivaciones políticas: lo había decidido ya hace tiempo el líder del Movimiento 5 Estrellas (M5E), el cómico Beppe Grillo. Su gran justificación para la negativa es que los Juegos Olímpicos de Roma se podían haber convertido en una oportunidad para la mafia y «los poderes fuertes», que hubiera hecho un gran negocio a costa de los romanos. A este argumento del M5E, sus críticos respondían: no se puede renunciar a un gran acontecimiento solo por temor al robo y al despilfarro; es más, la candidatura daba una ocasión espléndida al M5E para demostrar que son capaces de gobernar con honestidad y transparencia, dos palabras siempre en boca de los «grilinos» –así se les llama a los miembros del Movimiento-.

Incapacidad del M5E para gobernar

La realidad es que el M5E y en particular la alcaldesa de Roma están demostrando un gran incapacidad para gobernar. Querían eliminar a la casta política y se está demostrando que ellos mismos son la casta, pero con un grave defecto: Actúan con una doble moral, al exigir a los demás lo que ellos a menudo son incapaces de cumplir.

Reflejo del desgobierno y descontrol de la administración de la capital italiana es la carta, que en este lunes se hizo pública, firmada por 70 altos dirigentes del ayuntamiento , donde se denunciaba la «parálisis» de la administración, ante la «ausencia de indicaciones» por parte de la Junta que preside la alcaldesa Raggi. A este respecto, baste señalar un dato: Después de tres meses de su elección, la alcaldesa es incapaz de contar con un responsable del presupuesto, un cargo clave del ayuntamiento: los dos primeros que nombró ya se han marchado y está a la búsqueda del tercero.

«Temblarán los Palacios de Roma»

La decisión última de la alcaldesa Raggi es lamentada hoy por millones de italianos y también muchos romanos que veían en los Juegos una oportunidad para el relanzamiento de Roma, una ciudad que sufre males endémicos desde hace decenios. Los alcaldes de once ciudades importantes de Italia apoyaban la candidatura de Roma. Pero al final se ha impuesto el populismo del M5E, reflejado en una frase pronunciada hace tan solo unos días en un mitin en Nettuno, a 70 kilómetros de la capital, por uno de sus líderes más destacados, Alessandro Di Battista: «Un enorme NO hará temblar a los Palacios de Roma» –por palacios se entiende el poder-. En verdad, hoy no se ha visto temblar a ningún palacio romano, pero sí se ha visto a muchos romanos e italianos que han acogido con desilusión la medida de la alcaldesa Raggi, porque pasará tiempo para que a la ciudad eterna se le vuelva a presentar otra oportunidad como la que ahora se ha perdido. Eso sí, el populista M5E ha logrado su objetivo: En crisis en los últimos meses por luchas internas, el Movimiento aparece ahora unido en torno al «no» a los JJOO de Roma.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios