Los galeses nunca pudieron con la fuerza de los ingleses, como demostró Courtney Lowes
Los galeses nunca pudieron con la fuerza de los ingleses, como demostró Courtney Lowes - REUTERS
RUGBY

Inglaterra se quita un escollo en el Seis Naciones

El XV de la Rosa gana a Gales (12-6) y peleará por el control del toneo con Irlanda, que arrolló a Italia (56-19)

MadridActualizado:

A pesar de querer eludir la etiqueta de favoritos del torneo, los ingleses van a tener que cargar con ella en las jornadas que quedan del Seis Naciones. Después de su sólida victoria ante Gales (12-6), el XV de la Rosa dejó claro que está en un lugar de predominio para ganar el campeonato por tercera vez consecutiva. Con un juego colectivo impresionante y una dirección técnica de lujo, en estos momentos no tienen quien les tosa.

Los del cardo lo sufireron en sus carnes desde el pitido incial en Twickenham, cuando los locales utilizaban el pie para buscar huecos en las líneas rivales sorprendiendo con velocidad. Así, en el minuto 20, Inglaterra ya mandaba por (12-0) y tenía todo el control de la situación. Los galeses, sin su referente Halfpenny lesionado, poco podían hacer ante la dureza de la delantera rival, que llevaba el partido adonde más le interesaba.

Aunque limaron tres puntos antes del descanso (12-3), en la reanudación los de rojo no pudieron con sus rocosos rivales. El duelo se había convertido en más torista que torerista, con dos morlacos embistiendo con furor sin dar pábulo a las florituras. Y, en ese fango, los de Eddie Jones son unos maestros. Con dos victorias en su haber y un rival directo eliminado, se le presentan bien las cosas de ahora en adelante.

Irlanda, a su ritmo

Antes, en Dublín, Irlanda se había encargado de demotrarle a su afición que este año quieren recuperar el título. Sufrieron más de la cuenta la semana pasada en París (ganaron con un drop de Sexton con el tiempo cumplido) y tienen equipo más que de sobra para optar a todo. El rival de turno, además, era propicio para que se viviera toda una fiesta en el Aviva Stadium.

Italia no pudo nunca con la fuerza y la rapidez de los verdes, que disfrutaron de lo lindo buscando batir el registro de máxima diferencia anotadora. Sobre todo desde que vieron que los 53 puntos de margen que lograron ante este mismo equipo el año pasado en Roma estaba a su alcance. Al descanso ya llegaron con (28-0) y trece minutos después alcanzaron su máxima renta (42-0). Sin embargo, los transalpinos tiraron de amor propio y, aprovechando los cambios locales, empezaron a romperles las líneas.

La tarde se convirtió en un toma y daca enloquecido, donde los italianos fueron más favorecidos. Pudieron sumar 19 puntos en su casillero y así disimular un tanto la paliza que habían recibido (56-19); además, lograron hacerles tres ensayos a los irlandeses y con eso se fueron más que satisfechos de la isla esmeralda.