Pyeongchang 2018

Una «humillación» para Moscú

Dirigentes y atletas rusos contemplan la posibilidad de un boicot a los Juegos si no prospera el recurso al TAS

CORRESPONSAL EN MOSCÚActualizado:

La decisión adoptada ayer por el COI de permitir a deportistas rusos participar en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang del año que viene solamente con bandera neutral y sin utilizar el himno oficial ha causado rabia y estupor en el seno de la clase política rusa y dentro el mundo del deporte. Lo consideran una «humillación» y muchos exigen un boicot completo de Rusia. El presidente del Comité Olímpico ruso, Alexánder Zhúkov, que junto al viceprimer ministro encargado del deporte, Vitali Mutkó, ha sido suspendido de por vida de participar en olimpiadas en cualquier forma, reaccionó al veredicto del COI señalando que «es absolutamente inadmisible y completamente humillante para cualquier deportista que se enorgullece de competir en nombre de su patria». Según sus palabras, «esta decisión no tiene precedentes en la historia del movimiento olímpico, nunca antes se había dejado fuera de participación a un país».

Refiriéndose a los atletas no implicados en casos de dopaje, Zhúkov dijo que «castigar a inocentes es injusto e inmoral (...) contradice totalmente los principios básicos del olimpismo». Al mismo tiempo, el presidente del Comité Olímpico de Rusia afirmó que la medida adoptada por el COI tiene un aspecto positivo porque «permite competir a todos los deportistas limpios de Rusia en todas las modalidades deportivas». Ese equipo, añadió, «se llamará Deportistas Olímpicos de Rusia».

Zhúkov, en cualquier caso, considera «muy humillante» que se obligue a los atletas rusos a competir bajo bandera neutral y sin himno, pero advirtió que tal restricción «expirará el último día de los Juegos, de manera que nuestros deportistas podrán desfilar con su bandera el día de la ceremonia de clausura».

Zhúkov, de todas formas, aclaró que todavía no se ha tomado una decisión sobre si habrá deportistas rusos o no en Pyeongchang. El responsable ruso declaró en Lausana que «suponemos que se discutirá en la asamblea olímpica con la participación de los deportistas, en particular de aquellos candidatos a integrar el equipo nacional». En esa reunión, añadió, a la que también acudirán entrenadores y los presidentes de las distintas federaciones de deportes de invierno, «se tomará una decisión final sobre las condiciones de participación en los Juegos Olímpicos».

Pero la posibilidad de un boicot a la Olimpiada se contempla seriamente en Rusia y algunos políticos y deportistas creen que es la única solución para «conservar la dignidad». El presidente ruso Vladímir Putin se pronunciará hoy probablemente sobre la decisión del COI, pero ya adelantó que «impedir a nuestros deportistas competir bajo la bandera rusa sería una humillación para la nación».

«Patada en el estómago»

Lo mismo piensan gran parte de los diputados de la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso), en donde el partido de Putin, «Rusia Unida», tiene mayoría absoluta. De «patada en el estómago» calificó lo decidido por el COI el presidente de la Federación Rusa de Bobsleigh Alexánder Zubkov. Tatiana Tarásova, entrenadora del equipo de patinaje artístico, cree que la sanción es «absolutamente injusta».

El vicepresidente de la Duma, Ígor Lébedev, también considera que «la mejor salida a esta situación sería la completa renuncia a participar en los Juegos Olímpicos». Según su opinión, «si Rusia acude a los Juegos con una bandera neutral mostrará debilidad». «No se le podrá llamar Olimpiada sin la participación de Rusia, ya que nuestro país es uno de los principales pretendientes a todas las medallas en cualquier disciplina», añadió.