Polideportivo

Genética de campeones

Nico y Keke Rosberg han sido los últimos padre e hijo campeones del mundo en la misma modalidad deportiva

Genética de campeones
JOSÉ CARLOS CARABIAS - Actualizado: Guardado en:

Hacía años que la oronda figura y el mostacho de Keke Rosberg no asomaban por la Fórmula 1. El finlandés que ganó el Mundial de 1982, unos meses después del Naranjito, ha regresado a la escena por su hijo Nico, también campeón del mundo en una de las escasas coincidencias históricas en las que el padre y su retoño conquistan una disciplina deportiva a nivel planetario. No abundan los casos, una decena como mucho.

Graham Hill volvía a casa por las noches con una gorra de tela y una chaqueta marrón. Y se servía un whisky, muy propio de él. Así cada día. Ganó dos Mundiales de Fórmula 1 (1962 y 1968) y se estrelló con una avioneta que él mismo dirigía en 1975, cuando su hijo Damon tenía quince años. En recuerdo del ausente,el pequeño Hill persiguió siempre la estela de su padre como tardío piloto de F1. Debutó con 31 años en un deporte que bendice a los chavales novatos y alcanzó su ambición en 1996. Campeón mundial. Pero pagó un precio alto por llegar tan lejos. Según cuenta en su autobiografía, Watching the heels (Mirando los talones), cayó en una severa depresión que le transportó al diván del psicólogo. Salió de la desesperación con ayuda. «Siempre estuve confuso acerca de si era un auténtico piloto de carreras o alguien encargado de cumplir una misión».

No parece fácil convivir con una estrella del deporte. Lo sabe Valero Rivera Folch, extremo del Barcelona de balonmano, cuyo padre, Valero Rivera López, es uno de los entrenadores con más trofeos y medallas en la historia de este deporte. Padre e hijo se proclamaron campeones del mundo en el certamen celebrado en España en 2013. «Lo tendrá más difícil por ser mi hijo», vaticinó el técnico, un hombre de carácter duro e intransigente en los planes de entrenamientos, que solo tuvo un momento de debilidad cuando Qatar se midió a la selección española en el Mundial de 2015. El padre dirigía a los árabes y el hijo defendía a España con Manolo Cadenas. «El partido más difícil de mi vida. Juega mi hijo y es la selección española. Si no me emociono, no tengo corazón», sostuvo el progenitor. «Es el partido que nunca imaginé y nunca hubiese querido», lamentó el vástago.

Nieto de Poulidor

El ciclista holandés Mathieu van der Poel integra esta exclusiva lista y es un caso único por varios motivos. Su abuelo es el perdedor más famoso de la historia y su padre, campeón del mundo, es casi un desconocido. Es el nieto de Raymond Poulidor y el hijo de Adri van der Poel. Poulidor nunca ganó el Tour y es un símbolo del deporte. Adri van der Poel fue campeón del mundo de ciclocross (bici, campo y barro) en 1996 y su descendiente es el nuevo terror de la disciplina, campeón con solo 20 años.

Kenny Roberts es una leyenda del motociclismo, el primer estadounidense en ganar el mundial de 500 c.c. (actual MotoGP), secuencia triunfal que completó tres veces en los años 80. Le llamaban el «Marciano» por la distancia que establecía con los terrestres. Fueron legendarios sus duelos con Freddie Spencer, su delfín que recogió el testigo de Estados Unidos en las motos. Cuando apareció su hijo en la elite pidió que no le quitaran el junior del apellido. Otro Kenny Roberts fue campeón del mundo en 2000.

Julio César Chávez creció en las casas del ferrocarril que su padre ayudaba a construir en Sonora y se hizo boxeador en un país de enorme tradición, México, hasta alcanzar la cima. Fue el más grande. Durante 25 años ganó cuatro títulos en diferentes pesos. Su hijo nadó en la abundancia, pero también se hizo púgil y ha alcanzado un mundial (peso medio).

Otras sagas han conciliado la genética con los éxitos a nivel mundial. Los italianos Abbagnale en el remo, los australianos Marsh en el cricket o los italianos Aldo en esgrima también entronizaron a las familias.

Será esa vena consanguínea la que ha inflamado a Keke Rosberg. Ha reaparecido pletórico. «Deberían educar a Verstappen», ha dicho en un momento de la fiesta de su hijo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios