GOLF

Estados Unidos saca todas sus armas para recuperar la Ryder Cup

Tiger Woods, vicecapitán de un equipo que ha perdido en seis de las últimas siete ediciones

Tiger Woods, contento de ser uno más del grupo en Minnesota - AFP
MIGUEL ÁNGEL BARBERO Mineápolis - Actualizado: Guardado en:

El sempiterno dominio estadounidense en la Ryder Cup, que originalmente les enfrentaba a Gran Bretaña e Irlanda, hizo que uno de sus principales jugadores, Jack Nicklaus, plantease un reto con gran visión de futuro: había que ampliar el reto competitivo a toda Europa para que así no muriese el duelo por falta de interés.

Esta petición tuvo un ejemplo de carne y hueso en la que sustentarla: Severiano Ballesteros. Con la ampliación del bando europeo y la incorporación de jugadores de todo el Viejo Continente se fueron igualando las fuerzas y, lo que es más importante, forjando una rivalidad única en el mundo del deporte.

La Ryder (y su posterior versión femenina de la Solheim) son las únicas competiciones en la que Europa compite bajo una única bandera, lo que le da un poder unificador absoluto. Y si a esto se le añade la irrupción de golfistas que la sienten como algo propio (Ballesteros, José Mari Olazábal, Ian Poulter o Sergio García) se entiende que en los últimos tiempos se haya dado un vuelco a la tortilla y que ahora sean los de azul los que manden en el marcador.

La garra y las ansias de triunfo de los europeos han hecho que ocho de las últimas diez ediciones hayan caíado de su lado; y lo que es más importante, seis de las últimas siete. Por eso, para la cita de este año en Hazeltine los americanos se han conjurado para recuperar el trofeo de una vez por todas. Con todas las entradas vendidas, han creado un himno llamado "Somos 13" en el que resalta que aparte de los 12 jugadores la afición será un apoyo más. Igual que todos los famosos a los que están recurriendo para insuflarles ánimos, desde el actor Bill Murray al nadador Michael Phelps. Y los jóvenes valores de la Ryder Cup Junior, que acaban de ganar su categoría por quinta ocasión consecutiva.

Sin embargo, la parte más intangible la van a recibir desde el corazón y el espíritu. Por un lado, el recuerdo de Arnold Palmer les va a acompañar durante toda la semana y seguro que más de una lágrima se va a derramar en recuerdo de "El Rey"; y por otro, el carisma de personajes cercanos como Tiger Woods o Bubba Watson, designados vicecapitanes, va a influir con seguridad en el carácter luchador de los miembros más inexpertos del plantel.

Mientras, los europeos esperan tranquilos pues saben que ellos también cuentan un apoyo fundamental en el cielo. "Nosotros tenemos a Seve de nuestro lado", comentaron en Valhalla hace cuatro años. Y nunca les ha abandonado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios