Los Dallas Cowboys, en su partido de ayer
Los Dallas Cowboys, en su partido de ayer - AFP
Fútbol Americano | NFL

El dueño de los Dallas Cowboys prohíbe que sus jugadores protesten durante el himno

Jerry Jones, ha expresado que dentro de su equipo hay que tener un «respeto» absoluto a los símbolos nacionales

Actualizado:

La crisis de las protestas de los jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) durante la entonación del himno nacional ha dado un giro completo después que el dueño de los Cowboys de Dallas, Jerry Jones, ha expresado que dentro de su equipo hay que tener un «respeto» absoluto a los símbolos nacionales cuando estén el campo.

Ahora que Jones se convirtió en el primer dueño de un equipo de la NFL en sugerir repercusiones por los gestos de protesta durante el himno nacional, los jugadores han comenzado a abrir otro frente de debate, como es, si se debe seguir mezclando en el vestuario el apartado deportivo con el político.

Sobre todo cuando ya se ha demostrado que es muy difícil por no decir imposible analizar y buscar un equilibrio de mantener la armonía dentro del grupo.

Inclusive tampoco se puede criticar a Jones por tomar la decisión de no permitir que dentro del su equipo haya ningún tipo de protesta cuando se entone el himno nacional ante la bandera del país por considerar que se le está faltando al respeto.

Los jugadores entienden perfectamente su posición de dueño que debe velar por los interés de su organización y la inversión millonaria que debe mantener.

«Es el dueño. Es cosa de hacerle caso o no», comentó el ala cerrada de los Redskins de Washington, Vernon Davis. «Y si no haces caso, entonces no juegas. Todo depende de cada individuo a la hora de afrontar ese reto personal de convicción».

Una solución salomónica, descartada

Jones, que ya se adelantó a la grave crisis con una solución salomónica de ponerse de rodillas los que lo desearán antes de la entonación del himno, pero luego estar de pie al escucharlo, al ver que la NFL no quiso aceptar su propuesta, se apartó de la línea oficial.

La oficializó cuando el domingo se le preguntó su postura después de que el vicepresidente estadounidense Mike Pence abandonase un partido de los Colts, en Indianápolis, a raíz de que una docena de jugadores de los 49ers de San Francisco se arrodillasen durante la interpretación del himno y dijo que a partir de ahora los que lo hagan con los Cowboys no jugarán, se irán al banquillo.

Por su parte, el presidente Donald Trump tuiteó que le había indicado a su vicepresidente que se fuera del estadio si algún jugador se arrodillaba.

Jones fue categórico al señalar que la NFL no puede dar la impresión de que tolera las faltas de respeto de sus jugadores a los símbolos nacionales, y advirtió que cualquier integrante de su equipo que incurra en esos actos será suspendido.

Los comentarios emitidos por Jones son los más duros que haya pronunciado durante la controversia en torno de la protesta de numerosos jugadores durante el himno nacional y una clara demostración que no va a ceder ya más en este conflicto.

Éste comenzó en la pretemporada del año pasado, cuando el mariscal de campo de los 49ers, Kaepernick, se quedó sentado en la banca y luego se arrodilló durante la entonación del himno en protesta por lo que consideró la injusticia racial y los abusos policiales contra las minorías en el país.

Ahora, el propio Kaepernick, que está sin contrato y equipo, quiere reanudar su carrera deportiva y lo primero que ha dicho es que cualquiera que sea el club con el que pueda jugar no va a volverse a arrodillar durante la entonación del himno nacional.

«Los Cowboys se pondrán en pie»

Jones, de 74 años y a la vez gerente general del equipo, el domingo, declaró tras una derrota ante Green Bay Packers (31-35) que la NFL no puede dejar la impresión de que se toleran las faltas de respeto a la bandera.

«Sabemos que hay un debate serio en este país sobre estos asuntos, pero en mi mente no hay duda de que la NFL y los Cowboys de Dallas van a ponerse de pie ante la bandera, seamos claros».

El sindicato de jugadores de la NFL respondió con dureza el lunes. El director ejecutivo, DeMaurice Smith, afirmó que Jones contradijo las garantías dadas la semana pasada por el comisionado de la NFL, Roger Goodell, y el presidente de los Giants de Nueva York, John Mara, de que los jugadores podrán expresarse sin temor a represalias.

«Confío que llegue el día en el que todos en los puestos ejecutivos puedan unirse y realmente acoger y articular lo que representa la bandera, libertad y justicia para todos, en vez de solo estar hablando de ponerse de pie», argumentó Smith.

Jones ha insistido que si alguien ha defendido los derechos de los jugadores ha sido él y en absoluto quiere limitarle el de la libertad de expresión sino lo contrario, que el respeto a los símbolos nacionales sean observados por todos los que forman parte de la organización de los Cowboys.