UFC La cruda confesión de Tim Kennedy, el luchador que volvió del infierno

El luchador del UFC explica cómo evita el estrés post-tramático tras su paso por las fuerzas especiales en Irak y Afganistán

Tim Kennedy
Tim Kennedy - Facebook
S. D. - abc_deportes - Actualizado: Guardado en:

Tim Kennedy no es un luchador más del Ultimate Fighting Championship (UFC). Enrolado ahora en la Guardia Nacional de los Estados Unidos al tiempo que desarrolla su carrera sobre el octógono, Kennedy estuvo en el séptimo grupo de las fuerzas especiales estadounidenses y participó en las operaciones de su país en Irak y Afganistán. Un pasado que provoca la curiosidad de los aficionados, que le preguntan por cómo afronta su vida y su carrera deportiva con esa experiencia.

Y Kennedy no tiene reparo en explicarlo y en compartir su experiencia, por dura que sea. Así, cuestionado por su forma de esquivar el estrés post-traumático derivado de su participación en estos conflictos, el californiano ha publicado a través de su perfil en Facebook una cruda respuesta que da una idea de la dureza de su desempeño como militar, que el luchador aún tiene muy presente.

«Me preguntan mucho cómo y por qué no tengo estrés post-traumático. Posiblemente sea la última persona en la tierra a la que deberían preguntarle esto. He matado a niños y mujeres durante la guerra. He visto a mis amigos y colegas soldados quemarse vivos. Mi vida adulta está llena de cosas propias de películas de terror. Podría tener pesadillas cada noche o estar medicado como víctima de estrés post-traumático si no eligiese cada día hacer algo diferente por mí y, más importante, por los hombres que murieron a mi izquierda y a mi derecha» se confiesa el luchador en un texto publicado en su perfil de la popular red social.

Facebook

«Te voy a decir cómo estar mejor. Deja de ser un cobarde. Levántate temprano y entrena. Entrena tan fuerte las manos te sangren y sudes ácido. Entrena tan duro que te desmayes mirando las estrellas. Límpiate, come sano, ponte guapo. Entonces sabes que el verdadero trabajo está a punto de comenzar. Encuentra algo más grande que tú mismo y vierte cada kilo de lo que eres en ello. Si es tu familia, se el mejor padre del mundo. Si eres policía, bombero o basurero, se el mejor. Conoce cada ley, reglamento o ruta como la palma de tu mano. (...) sirve a la comunidad como tu razón de ser. Y cuando finalmente llegues a casa, se un amante generoso y luego derrúmbate en la cama. Deberías estar dormido antes de que tu cabeza toque la almohada porque te has esforzado mucho en cada momento del día. Levántate al día siguiente.... y comienza todo de nuevo».

Este luchador-soldado se ha convertido en un icono de la lucha contra el terrorismo y según él mismo ha confesado, ha recibido amenazas creíbles, corroboradas por el FBI, del ISIS, «pero a los federales no les gustó demasiado mi respuesta: 'dejad que esos cobardes vengan...'».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios