Balance

Un año con toreros y toros para el recuerdo en la Real Maestranza

Antonio Ferrera en abril y Talavante en San Miguel marcan una buena temporada

SevillaActualizado:

Este año no hay obras en la plaza de toros ni festival suspendido el 12 de octubre a beneficio del banderillero José Manuel Soto, pero la temporada taurina ha vuelto a terminar con la Feria de San Miguel. Desde el Domingo de Resurrección hasta el pasado 24 de septiembre se han celebrado en la Real Maestranza 27 festejos -cuatro de ellos fuera de abono- y se han cortado un total de 26 orejas. La Puerta del Príncipe no la abrió en 2017 ningún matador de toros, rejoneador o novillero. Solo Roca Rey y Daniel de la Fuente, sin caballos, cortaron dos orejas por una faena.

A pesar de que estos números no son demasiado abultados, la temporada taurina en Sevilla deja cosas buenas para el recuerdo. El cartel de no hay billetes se colgó en cuatro ocasiones durante la Feria de Abril, que este año cayó en mayo, y en San Miguel hubo dos buenas entradas para las alternativas de dos sevillanos: Pablo Aguado y Rafael Serna, que fue protagonista del único percance de gravedad en el coso del Baratillo.

Antonio Ferrera
Antonio Ferrera

Sin duda, el nombre propio de la temporada y no solo en la de Sevilla ha sido Antonio Ferrera que acaparó todos los premios -a la mejor faena, al toreo de capote y como triunfador del ciclo abrileño- a pesar de no cortar el mayor número de trofeos. El extremeño regresó después de dos años de ausencia con una renovada tauromaquia que ha calado en la afición y lo ha convertido en el torero con más interés del momento. Una cornada en la Feria de Albacete lo alejó de entrar por el lesionado Manzanares en San Miguel y sirvió para que Talavante hiciera doblete y se reivindicara como figura en su mejor tarde de 2017.

La sustitución del diestro alicantino fue una de las polémicas del año junto al criterio de los presidentes a la hora de conceder los trofeos, una circunstancia que se vivió con mucha intensidad en la Feria de Abril. La despedida de Rivera Ordóñez, anunciado por primera vez con su hermano Cayetano en la plaza en la que tomó la alternativa hace 22 años, fue otro de los momentos para recordar. En 2017, en el que se cumplen 25 años de la Exposición Universal de 1992, también hubo dos tristes efemérides. La muerte en el ruedo del Arenal de Manolo Montoliú y Ramón Soto Vargas, dos toreros de plata, que continúan vivos en la memoria de los aficionados. Como ha quedado en la retina, el par de banderillas que brindaron al cielo el hijo de Montoliú y Ferrera.

Los matadores: Ferrera y Talavante

Los nombres propios de la temporada sevillana son los de dos toreros extremeños. Antonio Ferrera dictó una lección de tauromaquia con «Platino» de Victorino Martín y otra de torería en la tarde de El Pilar en una faena memorable con el capote y la muleta pero sin espada. Ferrera ha sido el triunfador indiscutible de una temporada que pilotó en torno a las cuatro tardes de Morante de la Puebla. El cigarrero, sin fortuna en los sorteos, pudo tocar pelo en la de Cuvillo tras poner banderillas.

Morante de la Puebla
Morante de la Puebla

También fueron protagonistas Roca Rey, el único matador que cortó dos orejas a un toro y estuvo cerca de abrir la Puerta del Príncipe, al igual que Pepe Moral en la de Miura. Dos trofeos gracias a su eficacia con la espada logró José María Manzanares que volvió a ser base del abono aunque solo pudo estar en tres de los cuatro paseíllos anunciados. No falló el Juli en la de Garcigrande y cortó un trofeo, igual que Paquirri y Cayetano con los que compartió cartel en la de Daniel Ruiz. El Cid, Joselito Adame, que le tiene cogido el pulso a Sevilla, Paco Ureña y José Garrido también cortaron oreja. En San Miguel Alejandro Talavante se llevó dos.

Ganaderías: buen juego y presentación

El indulto de «Cobradiezmos» de 2016 acaparó los titulares y eclipsó a las ganaderías en todos los balances. Tras este hito en la historia de la plaza de toros de Sevilla, una de las noticias de 2017 ha sido el buen juego del ganado. «Derramado», de Victoriano del Río fue premiado con la vuelta al ruedo en la que fue la mejor faena -sin espada- de Sebastián Castella en la Maestranza. Pero no fue el único toro destacado de la temporada. «Platino» de Victorino Martín, «Ruidoso» de Torrestrella o «Bellito» de El Pilar, son tres astados que merecieron mayor premio en el arrastre.

Talavante triunfó en San Miguel
Talavante triunfó en San Miguel

En la de Miura, ganadería que cumplía175 años esta temporada, también destacó «Amapolo» así como «Ilusión», de Jandilla, premiado por el Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla.

A excepcion del naufragio de la corrida de Garcigrande en abril -que volvió a lidiar en septiembre-, la presentación de los toros ha sido apropiada y el juego de los astados ha estado muchas veces por encima de los matadores.

Algo similar ocurrió en las novilladas de abono en la que destacó un gran encierro de El Freixo en el debut como ganadero de El Juli en Sevilla. El de otro torero, Talavante, también fue propicio para el triunfo, al igual que el de El Parralejo ofreció posibilidades en el mano a mano sevillano del Corpus. Los santacolomas de La Quinta, que repitieron sin picadores en julio, y Partido de Resina fueron las novedades, aunque con poco lucimiento en el caso de los antiguos pablorromeros.

Los novilleros: el futuro incierto

Siete novilladas con picadores, una más que en la temporada anterior, fue la propuesta para el abono de la empresa Pagés. De los diecinueve movilleros anunciados, catorce hicieron su presentación en Sevilla y ocho eran sevillanos. Tan solo Alfonso Cadaval, único que hizo doblete, consiguió cortar una oreja a pesar de que en el coso el Baratillo se lidiaron novillos para el triunfo.

Pablo Aguado
Pablo Aguado

El mano a mano del Corpus de Aguado y Serna, ya matadores, quedó en tablas aunque el primero perdió los trofeos con la espada, como le ocurrió en su doctorado en septiembre. Algunos de los nombres que se anunciaron ya han tomado la alternativa, caso del francés Andy Younes, o están próximos a ella, como Jesús Enrique Colombo, que lo hará en la Feria del Pilar. El debut con picadores de Ferrater Beca y Jesús Muñoz fue una dura prueba para los sevillanos que no tuvieron posibilidades al igual que Antonio Medina, David Martín y Ángel Jiménez a los que habrá que darles otra oportunidad. Quien la aprovechó fue Daniel de la Fuente, triunfador de un ciclo de promoción con mucho nivel en el que destacaron Rocío Romero, Manuel Diosleguarde y Francisco de Manuel.

Las novedades: horarios y formatos

La temporada que acaba de finalizar ha traído algunas novedades al abono sevillano. La primera fue la supresión de uno de los dos festejos de rejones que cada año conformaban los carteles maestrantes. La segunda fue el cambio de día y de hora de celebración de las novilladas del mes de junio que pasaron del domingo al jueves en horario nocturno. Esta modificación era una histórica petición de algunos abonados que ha tenido buena acogida por parte del público. Aunque aún es pronto para valorar el cambio en todas sus vertientes, parece que la propuesta de la empresa que comanda Ramón Valencia ha sido apropiada y continuará en próximas temporadas.

Rafael Serna
Rafael Serna

Otra de las innovaciones introducidas ha tenido que ver con la excesiva duración de los festejos, una circunstancia con la que muchos están de acuerdo. El pasado 9 de junio y coincidiendo con el estreno del nuevo horario de las novilladas, los caballos de picar abandonaron por primera vez el ruedo por el callejón en lugar de recorrer la plaza hasta el patio de cuadrillas. Esta medida, que continuó en San Miguel, ha logrado reducir en unos minutos el festejo y puede ser complementada en el futuro con otras acciones similares.

El ciclo de novilladas de promoción también sufrió un cambio al anunciar a seis novilleros en lugar de a una terna como en ediciones pasadas. La intención es parecerse al formato tradicional de becerradas y dar más oportunidades a los jóvenes aspirantes, aunque no todos creen que sea positivo jugarse todo a un novillo.

Los retos: los precios y aumentar el abono

Faltan 184 días para el Domingo de Resurrección de 2018 pero pronto habrá que empezar a pensar en la próxima temporada. El empresario Ramón Valencia ha señalado que en principio no tiene intención de reducir el número de festejos y trabaja para que los carteles sean atractivos y rentables. Una de las claves para lograrlo es aumentar y recuperar el abono perdido pero para ello debe buscar fórmulas que lo hagan posible. Valencia, que impulsa actividades para el fomento de la tauromaquia, anunció una rebaja del abono al modificar los precios por filas y sectores de la plaza que en el global no resultó así y tampoco redujo el IVA cultural cuando el Gobierno de España anunció la bajada del 21 al 10 por ciento en el mes de junio. Para colmo, los abonados no vieron con buenos ojos que este año no tuvieran las entradas gratuitas del ciclo de promoción como ha ocurrido en temporadas anteriores.

Muletazo con la diestra
Muletazo con la diestra

En este terreno tiene un duro tabajo por delante una vez lograda la vuelta de las figuras a Sevilla -que sigue siendo una plaza cara- y la confección de carteles rematados. Hay quien echa de menos las novilladas fuera de abono de final de agosto y principios de septiembre ya que la plaza está cerrada dos meses desde las de promoción de julio a la Feria de San Miguel. El 15 de agosto y el 12 de octubre parecen dos fechas perdidas e irrecuperables por el momento al pensar que lo que se pierde no vuelve. Otra incógnita es saber si Morante de la Puebla volverá a los ruedos en 2018 ya que el diestro ha sido el pilar del abono en las dos últimas temporadas.