El diestro sevillano en la Plaza de la Real Maestranza, donde tomó la alternativa
El diestro sevillano en la Plaza de la Real Maestranza, donde tomó la alternativa - ABC
APODERAMIENTOS

El torero sevillano Esaú Fernández, con nuevo apoderado para 2018

El joven diestro ha cerrado un acuerdo con Raúl Montero con el objetivo de relanzar su carrera y torear en plazas de relevancia

Actualizado:

El torero sevillano Esaú Fernández afronta la temporada con un nuevo apoderado. El diestro de Camas ha sellado un acuerdo con el clásico apretón de manos con Raúl Montero que regenta la empresa taurina Sinta S.L., responsable de la gestión de varias plazas de toros.

Fernández abre una nueva etapa en su carrera profesional con un cambio de apoderamiento y afronta «con mucha ilusión esta temporada de 2018 que comienza en la que creo que me van a poner a torear y sobre todo voy a intentar volver a las grandes ferias y a las plazas de relevancia que son las que sirven de verdad».

El matador ha explicado a ABC de Sevilla los motivos que le han llevado a unir sus caminos. «Nos hemos reunido y hemos hablado de cómo empezar a andar. Raúl ha mostrado mucha ilusión por mí y por enfocar mi carrera ya que cree que soy un torero joven con muchas condiciones y considera que puedo estar mejor colocado dentro del escalafón». La misma confianza que muestra el diestro por esta empresa ya que asegura con firmeza que «si Dios quiere, vamos a torear».

Esaú Fernández (Camas, 1990) sumó el año pasado 7 corridas de toros y 17 festivales entre España y América. «La de 2017 ha sido una temporada en la que volví a recuperar el sitio que me ha quitado tantos triunfos, entre ellos Sevilla, y me ha servido bastante cara a los aficionados y a los profesionales para que sepan que Esaú está vivo y que sigue con ilusión».

Los planes del joven diestro pasan por volver a torear este año en la Real Maestranza donde tomó la alternativa en la Feria de Abril de 2011 y donde toreó la pasada campaña la corrida de Miura. «De Sevilla no sé nada pero con el deseo por las nubes y las ganas de volver ya que el año pasado tuve muy mala suerte ya que el público estaba muy dispuesta y me cogió el primer toro a portagayola y no recuerdo nada. Luego se partió la mano y no tuve opciones», argumenta.