Toros

Un nuevo Vázquez para una legendaria estirpe torera

El nieto de Manolo Vázquez debuta en público este sábado con su tío Pepe Luis

El matador Pepe Luis Vázquez Silva junto a su sobrino Manolo Vázquez, en la plaza de tientas de Las Cruces, la finca familiar - J. M. SERRANO
Lorena Muñoz Hornachuelos (Córdoba) - Actualizado: Guardado en: Cultura Toros

La dinastía torera de los Vázquez ya tiene un nuevo nombre en los carteles. Mañana en Higuera de la Sierra se presenta en público Manuel Vázquez Rodríguez-Toajas, nieto del recordado maestro Manolo Vázquez. Este joven, que cumple 17 años el día de su debut y estudiará el próximo curso un módulo de Agropecuaria, tendrá el honor de llevar el mismo apodo de su abuelo.

En la finca familiar de Las Cruces, situada en el municipio cordobés de Hornachuelos, ultima su preparación. Cuatro días antes toreó una becerra ante la atenta mirada de su padre, Manuel Vázquez Gago, y su tío Pepe Luis Vázquez Silva, con quien compartirá cartel en este ilusionante estreno.

De momento no hay nervios pero sí «mucha ilusión y ganas» en quien sintió la llamada desde niño. «En casa cogía los capotes de pequeño y empecé a torear en el campo hasta que el veneno entró entero. El año pasado le dije a mi padre que quería torear y llegó la posibilidad de debutar».

El nuevo Manolo Vázquez toreando con el capote en el campo
El nuevo Manolo Vázquez toreando con el capote en el campo

Lo hará junto a otro nombre ilustre de la familia, Pepe Luis Vázquez, que en marzo tuvo un feliz regreso a los ruedos. «Ya que este año he toreado unos cuantos festejos me hacía ilusión compartir cartel con mi sobrino. Lo he visto en el campo y le veo buenas condiciones. Es la quinta generación de nuestra familia que inició mi bisabuelo y en un festival clásico que he toreado muchas veces. Todo eso hace que esta cita sea muy emotiva y atractiva», asegura el veterano matador. Una idea que comparte el aspirante: «Torear con mi tío con el año que lleva y lo que es en el toreo es un privilegio con el que soñaría cualquier chaval».

Para este camino que comienza, el novillero, que posee la naturalidad innata propia de su estirpe, cuenta con el apoyo de su familia. «Hemos estado en el campo pero no soy de dar muchos consejos porque a mí me dieron muy pocos. Mi padre y mi tío me decían que como de verdad se aprende es mirando, y luego uno lo tiene que asimilar», asegura el hijo del Sócrates de San Bernardo después de ver torear con el capote y la muleta a su sobrino, para quien «estar delante de una becerra y que te hablen profesionales es una oportunidad que no tiene cualquiera».

Dos Vázquez juntos

El festival de mañana —con Julio Aparicio, Pareja Obregón y Martín Núñez— volverá a reunir en la plaza a dos Vázquez, como hace tres décadas. «Con mi tío Manolo compartí cartel en la alternativa en Sevilla, en la confirmación ese mismo año en Madrid, y después un par de veces más en su reaparición en los años ochenta», asegura Pepe Luis. «¿Con quién mejor que con él? Más arropado no voy a estar», sentencia el más joven de la familia.

Ambos se muestran orgullosos de poder torear y seguir representando a una de las sagas toreras más destacadas de Sevilla. Para Pepe Luis ha sido un año mágico. «Me ha dado vida volver a torear porque es algo grandioso a estas alturas. Al principio tenía mis dudas, pero las despejé pronto. Dar el paso y tener esa suerte es hermoso». Manolo, que tenía cinco años cuando murió su abuelo, sabe lo que significa su apellido y es «una alegría y una responsabilidad saber que lo que haga no puede dejar corto el nombre».

De momento no es consciente del revuelo que ha causado su presentación en el festival de Higuera de la Sierra a beneficio de la Cabalgata de Reyes Magos. «Estoy en el campo y me mantengo al margen, aunque me comentan que hay ambiente y ganas, la gente quiere ver toros», señala. «Yo le veo corte artístico, a mí me gusta mucho», apostilla Pepe Luis, que añade que «la Fiesta adolece del toreo de sentimiento y del pellizco tan nuestro».

Toda la actualidad en portada

comentarios