El torero junto al fisioterapeuta que lo trata en el hospital Asepeyo de Coslada
El torero junto al fisioterapeuta que lo trata en el hospital Asepeyo de Coslada - ABC

David de Miranda continúa su recuperación y pone Las Colombinas como fecha para su vuelta

El diestro onubense, que lleva cinco meses de dura e intensa rehabilitación, está ingresado en el Hospital Asepeyo de Coslada desde el pasado 8 de enero

Actualizado:

El matador de toros David de Miranda continúa con el proceso de rehabilitación del percance sufrido el pasado 27 de agosto en la plaza de Toro (Zamora). El onubense sufrió una lesión medular de la que se lleva recuperando cinco duros meses.

En la actualidad se encuentra ingresado desde el pasado 8 de enero en el Hospital Asepeyo de Coslada tras sentir «fuertes calambres por el cuerpo así como la pérdida de sensibilidad en las extremidades». En este centro fue sometido a varias pruebas que descartaron una posible inestabilidad en la zona y en el que permanece ingresado «haciendo ya una lenta y larga pero segura rehabilitación», según informa en un comunicado.

Este proceso obligará a que el torero no pueda reaparecer en la primera parte de la temporada, como tenía previsto y como aseguró en una entrevista en ABC de Sevilla el pasado mes de noviembre se muestra esperanzado por estar recuperado y preparado en el próximo mes de agosto con la mente puesta en reaparecer en la Feria de las Colombinas de Huelva, plaza en la que tomó la alternativa en 2o16.

El torero quiere agradecer «todo el esfuerzo de los doctores y equipos que lo están tratando, el apoyo de profesionales y en especial el cariño que percibe por parte de aficionados y partidarios con los que espera encontrarse en las plazas más pronto que tarde».

Larga recuperación

David de Miranda fue cogido el 27 de agosto en la plaza de Toro (Zamora) y fue trasladado de urgencia, primero a Zamora y después al hospital Virgen de la Vega de Salamanca donde se le diagnosticaron las fracturas de odontoides y varias fracturas de las dorsales. En un primer momento fue operado a final de agosto por el neurocirujano Daniel Pascual Argente que logró, mediante intervención por vía cervical anterior, fijar las vértebras cervicales del torero mediante un tornillo.

A partir de ahí, los doctores le impusieron 4 meses de reposo absoluto que el torero respetó en todo momento en los que permaneció en su domicilio de Trigueros (Huelva) inmovilizado con un collarín rígido y un corsé ortopédico.

De Miranda empezó a sentir malas sensaciones y acudió a la consulta de varios neurocirujanos en diversas capitales. Los resultados de las pruebas y el diagnóstico de los doctores era coincidente: Lesión medular ocasionada por el traumatismo. Esta circunstancia le produce fuertes calambres por el cuerpo así como pérdida de sensibilidad en las extremidades lo que hará que la rehabilitación sea más lenta.