Los cambios en el Reglamento se aplicará en las plazas de toros de Andalucía
Los cambios en el Reglamento se aplicará en las plazas de toros de Andalucía - J.M. SERRANO
LA FIESTA NACIONAL

Los cambios del nuevo Reglamento taurino

La normativa andaluza protegerá las novilladas con picadores y plantea limitar los descabellos

Actualizado:

Desde hace cinco meses se están debatiendo los cambios de lo que será el nuevo Reglamento Taurino de Andalucía. En las mesas de trabajo están representados todos los sectores: los toreros, los picadores, los presidentes, los aficionados, los veterinarios y la Administración. Este lunes hay convocada una reunión de la que debe salir un borrador que se elevará al Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía (CATA). En el plazo aproximado de un mes se iniciará la tramitación que durará unos siete u ocho meses. Aprobado o no a final de la legislatura, el Reglamento camina para adaptar el espectáculo a los tiempos actuales.

¿Cuáles son los cambios que vienen? Uno de los más importantes será un título específico de promoción y defensa de la Tauromaquia que tiene en las novilladas con picadores su objetivo. Según fuentes consultadas, la Junta de Andalucía tiene previsto impulsar un plan especial de protección que garantice su celebración como ya hizo con los festejos sin picadores. Estas medidas incluyen estipular un precio máximo de las entradas y regular el peso de los novillos que se lidien.

La normativa también incluirá y regulará los espectáculos surgidos para la promoción de la Fiesta entre los jóvenes: tentaderos públicos, recortadores y forcados. Asimismo, se va a realizar un censo de las plazas de toros de Andalucía y se prevé crear un registro de presidentes y veterinarios donde se pueden consultar sus méritos y capacidades.

En materia de mejora del bienestar animal, el Reglamento prohibirá lidiar reses de menos de un año así como cuidar el embarque y el desembarque con horarios acordes a la climatología y a las instalaciones de las plazas de toros. En cuanto a los veterinarios, será suficiente la presencia de uno en los festejos menores en plazas de primera, segunda y tercera. Y los análisis post mortem de las reses se harán con un sistema aleatorio,en plazas de primera y segunda, para reconocer las vísceras y pitones de dos toros por corrida.

En lo que respecta a la lidia, volverá a ponerse la divisa; serán obligatorias dos entradas al caballo en plazas de segunda y no habrá modificaciones en las banderillas y a la hora de entrar a matar. Sí se debate un hecho más polémico: limitar a tres los descabellos antes de que el toro se devuelva al corral. Otro asunto espinoso es el número de miembros de las cuadrillas en función del espectáculo.

Andalucía quiere liderar el cambio dentro del Plan Pentauro, con el acuerdo de las comunidades autónomas, y buscar el consenso en lo conflictivo. Ya se ha hecho gran parte del trabajo. Ahora queda ver el resultado.