Taquillas de la plaza de toros de Jerez en la vuelta de José Tomás ABC
LA FIESTA NACIONAL

En busca del abono perdido para la temporada de toros en Sevilla

Quién va a liderar la temporada y la Feria de Abril. ¿Habrá apuesta firme por los sevillanos y los triunfadores?

Actualizado:

El abono está en crisis. Los abonados son casi una especie en extinción en algunas plazas de toros. En la de Sevilla, aunque sin datos oficiales, la caída ha sido dramática desde los mejores años hasta las últimas temporadas, ya que se ha visto reducido a casi una cuarta parte de lo que era. Ahora que se están confeccionando los carteles es tiempo de pensar en cuál debe ser la estrategia para remontar una situación que alcanzó el peor momento con el extinto G5.

La economía ha repuntado —o eso dicen—, pero los tendidos siguen necesitando de una inyección de público y, sobre todo, de aficionados que vuelvan a confiar y apostar por un compromiso en las plazas de temporada como es la Real Maestranza.

La fórmula de José Tomás, que condiciona la adquisición de una entrada para verlo a comprar el abono completo, solo es posible en ciclos cortos. Así fue en los últimos paseíllos del madrileño en 2016 desde su reaparición en Jerez de la Frontera pasando por Huelva y San Sebastián. Sería una grata, aunque parece que improbable sorpresa, la presencia del torero de Galapagar, ya que su ausencia en el coso del Baratillo alcanza este año la mayoría de edad.

En 2015, coincidiendo con el regreso de Morante y sus cinco tardes, se habló de reactivar una de tantas fechas perdidas. Un cartel potente en el deseado Corpus, que antaño fue deseado y glorioso pero que lleva anunciando novilladas desde hace demasiado tiempo. Pero en 2018, el de la Puebla, salvo una alineación de planetas, no estará hasta San Miguel. Septiembre queda muy lejos y todavía quedan muchos interrogantes por resolver.

Quién va a liderar la Feria de Abril y la temporada, quiénes estarán en Resurrección, si habrá apuesta firme por los triunfadores y los sevillanos en carteles abiertos y competitivos. O alguna gesta de las figuras que atraiga no solo al público de farolillos sino al aficionado que comprometerá su bolsillo durante meses en un abono que, desde luego, no es barato y debe tener suculentas ventajas.

Lo cierto es que la empresa Pagés apuesta desde hace años por la promoción y el fomento calentando motores en la época de venta de abonos. Ciclos de conferencias con los toreros triunfadores, clases de toreo de salón en las calles de Sevilla, jornadas de puertas abiertas en la plaza de toros y visitas al campo para conocer las ganaderías que se van a lidiar en el ruedo maestrante. A pesar de todo, el abono sigue sin resucitar. La fórmula es complicada pero no debe pasar otro año sin que se intente alguna solución.

De Valencia al cartel de arte en San Miguel

Esta misma semana se ha anunciado la venta de los abonos para jóvenes y mayores de la Feria de Fallas sin conocer los detalles de los carteles ni de los toreros que harán el paseíllo. Las críticas en las redes sociales no tardaron en aparecer. Ayer mismo, y vía comunicado, se anunció algo que ya se daba por hecho: José María Manzanares estará en Valencia, en Sevilla, en Madrid y en todas las plazas que gestionan la nueva alianza surgida entre Simón Casas y Ramón Valencia.

Mientras tanto, nada ha trascendido de los entresijos de la Feria de Abril, donde el alicantino ya tiene su sitio como seguro lo tendrán los otros toreros de la casa Matilla. Y hay quien apunta a un posible cartel de arte en San Miguel con Pepe Luis Vázquez y Morante de la Puebla para -como ya adelantamos- dar la alternativa a Alfonso Cadaval. Deseo o realidad, lo cierto es que el diestro de San Bernardo, ilusionado tras su vuelta a los ruedos en 2017, siempre ha manifestado que «Sevilla es mucha responsabilidad».