Pablo Aguado se dobla con el toro
Pablo Aguado se dobla con el toro - Efe

San Miguel: bienvenido Pablo Aguado; adiós a Manuel Quinta

El joven sevillano deja una grata impresión en su alternativa en la Maestranza y el picador se despide de los ruedos en una tarde en la que Talavante corta la única oreja

Actualizado:

Feliz alternativa, sin trofeos, del sevillano Pablo Aguado. Talavante, con el mejor lote, corta una oreja. Ponce propicia la emocionante despedida de su picador Manuel Quinta. Los toros de Garcigrande dan un juego sólo discreto.

En medio de la “charlotada” catalana (Antonio Burgos dixit), da gusto volver a Sevilla, donde se siente la normalidad de amar a la patria española y donde, el que lo desea, acude a esa maravilla que es la Plaza de los Toros. La Feria de San Miguel es una de las más gratas del año: las “velas” (toldos) ofrecen sombra; el clima permite seguir disfrutando de las noches sevillanas; hay menos turistas – en la Plaza, no en las calles – que en la Feria de Abril; volvemos a ponernos la corbata, como signo de respeto, para ir a los toros… Una vez más, uno se siente un privilegiado, por poder cumplir el rito de belleza y emoción, acudiendo a esta Plaza.

Toma la alternativa aquí Pablo Aguado: ¿qué más puede pedir un joven sevillano? Varias veces, he apreciado su buen corte torero; esta tarde, además, se ha mostrado decidido, sin nervios, en una línea clásica. Sólo le ha fallado la espada. El primero, protestado de salida por manso (¿cómo se protesta, en Sevilla, por eso?) es reservón pero va a más. Brinda Aguado a su padre y torea con empaque, con clase, en una faena corta y medida, insuficientemente valorada por el público. Pincha antes de la estocada. El último va a cumplir seis años, en unos días; se mueve, sin clase. Pablo se dobla bien, por bajo; después de aceptables naturales, más arrebatado, quedándose en el sitio, logra que suene la música, entre el entusiasmo general, pero pincha, pierde el seguro trofeo. Deja buena impresión.

Afronta Talavante el difícil reto de torear aquí dos tardes seguidas. Tiene la suerte de que le toque el mejor lote. En el tercero, que va a más, después de saludar Trujillo, liga excelentes naturales, aunque los remate con el gesto, nada bonito, de mirar al tendido. (El inolvidable Ángel Luis Bienvenida se avergonzaba de haber inventado esa suerte). Le ha dado fiesta sólo a medias a un “Francachelito” muy manejable: corta una benévola oreja. En el quinto, que echa las manos por delante, de nuevo lo mejor es la mano izquierda pero no llega a prender la chispa ni sonar la música. Mata muy fácil.

¿Un golpe de calor?

Vuelve Enrique Ponce a Sevilla, al final de su “annus mirabilis”, pero choca con un lote deslucido. Recibe al segundo con excelentes verónicas y dos medias de las que aquí gustan. El toro se encela en el caballo y se deja allí todo; en la muleta, es una mole de piedra. Apuntan un guasón: “¿Le habrá dado un golpe de calor?” Y otro: “Con este calorín, ¿para qué moverse?” En el cuarto, vivimos un momento de verdad emocionante. Mide bien el castigo Manuel Quinta, en el último toro que pica. Cuando tocan a banderillas, Ponce le hace bajarse del caballo y le brinda. Sujeta al toro por bajo, a cámara lenta; aunque se para, tira de él, le obliga, le va sacando suaves derechazos, preciosos cambios de mano; al final, en tablas, sigue toreando con primor y riesgo: todo perfecto… salvo matar. Da la vuelta al ruedo para que pueda acompañarle su picador.

Sentencia mi vecino: “Un gesto de figura del toreo”. Tiene razón. En un momento en el que la suerte de varas corre el riesgo de desaparecer (hasta algunos profesionales lo proponen), es hermoso ver así, juntos, a un torero de a pie y a un torero de a caballo: en lo suyo, los dos, toreros. Y la sabia Sevilla sabe valorar esos gestos. En su honor, recuerdo a Gerardo Diego: “Gloria a vosotros, duros, trabados jinetes de hierro…”.

POSDATA. Andrés Calamaro, que acaba de recibir el Premio Manuel Ramírez, de ABC, ha dicho que la Fiesta es “arte que ofrece la vida; es la noble tentación de mirar a los ojos a la eternidad”. Aunque algunos no sepan verlo.

Actualizado:Actualizar

Sexto toro

Clásico trasteo de Pablo Aguado, que pincha. Dos pinchazos y estocada. Ovación de despedida.

Quinto toro

Sale el número 70, bautizado como Repartidor, de 512 kilos. El toro va y viene sin decir mucho. Muletazos aceptables de Talavante. Dos pinchazos y media (vuelta al ruedo).

Quinto toro
Quinto toro

Cuarto toro

Ya está el cuarto de la tarde en la arena. Se llama Freidor, negro listón, de 570 kilos. Enrique Ponce brinda a su picador Manuel Quinta, que se despide del toreo y mide bien el castigo en el último puyazo. Ponce hace una faena de sabiduría, aunque el toro se apaga pronto. Dos pinchazos y media. El matador da una emotiva vuelta al ruedo con su picador.

Cuarto toro
Cuarto toro

Tercer toro

Sale Francachelito, negro, 509 kilos, herrado con el número 133. Toro manajable, al que Alejandro Talavante deja buenos naturales en un faena a medias. Pinchazo hondo. Oreja muy benévola. [Saludó en banderillas Trujillo]

Tercer toro
Tercer toro

Segundo toro

Ya está en el albero el segundo, Lagartijo, negro, de 507 kilos. Ponce lo recibe con estupendas verónicas. El toro se encela con el caballo y ahí se apaga y para. Media desprendida. Silencio.

Segundo de la tarde
Segundo de la tarde

Primer toro

Sale el primero, Recobero (así, con "b"), negro listón, de 503 kilos, herrado con el número 49. El toro mansea mucho de salida, pero luego se crece en el caballo y arrea. Pablo Aguado -que brinda a su padre- torea con buen estilo en una faena francamente buena, con elegancia, empaque y seriedad. Pinchazo y estocada. Vuelta al ruedo.

Primer toro
Primer toro- Toromedia

Paseíllo

Con alrededor de tres cuartos de entrada en tarde de mucho calor, hacen el paseíllo Enrique Ponce, de habano y oro; Alejandro Talavante, de verde y oro, y Pablo Aguado, de blanco y oro.

Sorteo

Esta mañana se sortearon los seis garcigrandes, cuyos pesos oscilan entre los 503 y los 570 kilos. Los sobreros llevan el hierro de la Palmosilla.

Cartel

¡Buenas tardes! Bienvenidos a la primera corrida de la Feria de San Miguel en Sevilla. Se anuncia la alternativa de Pablo Aguado, de manos de Enrique Ponce y en presencia de Alejandro Talavante, con toros de Garcigrande. ¡Suerte para todos!

Actualizado:

Esta mañana se ha realizado el sorteo de los toros de Garcigrande que esta tarde se lidiarán en el 22º festejo de abono 2017 en Sevilla, primera corrida de San Miguel. El cartel lo componen Enrique Ponce, Alejandro Talavante y Pablo Aguado, que tomará la alternativa. El festejo comienza a las 18.00 horas. En ABC.es lo narraremos en directo.

Este es el orden de lidia:

11º Número 49. Recobero (así, con "b"). Negro listón. 503 kilos. 10/2012

2º Número 44. Lagartijo. Negro. 507 kilos. 11/2012

3º Número 133. Francachelito. Negro. 509 kilos. 09/2012

4º Número 132. Freidor. Negro listón. 570 kilos. 11/2012

5º Número 70. Repartidor. Negro. 512 kilos. 10/2012

6º Número 44. Cañí. Negro. 539 kilos. 10/2011

Los sobreros son:

1º Número 85. Mirlillo. Castaño. 505 kilos. 01/2013 La Palmosilla

2º Número 69. Papeles. Castaño. 510 kilos. 09/2012 La Palmosilla