Andrés Roca Rey
Andrés Roca Rey - Efe

Roca Rey viajará a México tras su «positiva» temporada en España

El torero peruano concluye la campaña en nuestro país el 14 de octubre en Jaén

MADRIDActualizado:

El torero Andrés Roca Reyafronta el final de la temporada taurina en España, que ha sido «buenísima», y se prepara para viajar el próximo mes de octubre a México, donde toreará los días 22, 28 y 29, y el 2 de noviembre.

A partir del 2 de noviembre, continuará en Perú y en otras ferias de Colombia, tras dejar una temporada en España, que ha sido «muy positiva», según ha adelantado a Efe.

Roca Rey compartió el martel cartel en la segunda de Feria de San Mateo de Logroño con Alejandro Talavante y Pablo Hermoso de Mendoza, en un festejo mixto en el que cortó una oreja al último toro de la tarde.

El diestro ha recalcado que termina una temporada «muy positiva en la que ha habido altibajos», aunque ha reconocido que en Bilbao ha puntuado «muy alto», al igual que en Madrid, Sevilla o recientemente Albacete.

Ha precisado que, cuando finalice el 14 de octubre en Jaén, tras pasar por la feria de Zaragoza un día antes, «habremos dejado un temporada buenísima en España».

Primer premio de matador

Sobre el trofeo que recibió en Logroño correspondiente a la feria de 2015, la demora en su entrega está justificada por una lesión que impidió al peruano intervenir en la feria matea de 2016 pese a estar anunciado.

Para Roca, se trata de un galardón que recibe «con un cariño especial» porque fue el primer premio que obtuvo como «matador de toros», después de haber tomado la alternativa en Francia y fue una corrida «redonda» que «le abrió muchas puertas».

La citada faena se celebró el 23 de septiembre de 2015 en el tercer festejo de la feria de San Mateo, en un cartel compuesto por Morante de la Feria, El Juli y el premiado Roca Rey, quien trasteó al toro 'Recluta', de la ganadería de Zalduendo, herrado con el número 2 y que pesó 527 kilos.

El Trofeo, entregado por la alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, consiste en una pieza escultórica que representa la logroñesa Puerta del Revellín, y se ha puesto en juego en veintidós ocasiones, de las cuales son trece las entregadas por quedar el resto de las ediciones desierto.