Paco Ureña, en un pase mirando al tendido
Paco Ureña, en un pase mirando al tendido - Paloma Aguilar

La verdad torera de Paco Ureña en la Feria de Otoño

Corta la única oreja en una buena corrida de Cuvillo y Adame tiene una digna confirmación

MADRIDActualizado:

Yendo hacia la Plaza, veo, en muchos balcones, la bandera roja y gualda: es la expresión de un patriotismo absolutamente legítimo, que se siente humillado por el independentismo catalán. En Las Ventas, un anillo de banderas españolas ciñe el coso: es algo tan natural, tan lógico, que casi ni lo advertimos. Si no estuvieran prohibidas las corridas de toros en Barcelona y se colocaran, en su hermosa Plaza, estas mismas banderas, dirían algunos que se trataba de una provocación fascista. A este lamentable disparate hemos llegado: cuando un pueblo se quiere suicidar, no es fácil impedirlo…

La ausencia de Antonio Ferrera es un golpe duro para la Feria de Otoño. Le sustituye Paco Ureña, que corta una oreja. Los toros de Núñez del Cuvillo tienen movilidad y casta; destacan primero, cuarto y sexto.

Castella sigue fiel a su estilo impávido, en una tarde muy gris. El segundo protesta, pega cabezazos: se suceden los enganchones. En el cuarto, muy noble, da muchos pases pero sin sentimiento. Prolonga y mata mal: aviso, en cada uno. Cañabate hablaba de los toreros funcionarios; Verlaine, de la «languidez monótona» de los violines del otoño.

La exigencia de Madrid

Confirma la alternativa el mexicano Luis David Adame, hermano menor de Joselito. En San Sebastián y Salamanca, ha mostrado gran entrega. En el primero, muy bueno, despliega su repertorio pero los exigentes le afean la colocación: en muchas Plazas, hubiera sido una faena de oreja; aquí, sólo división. Es la exigencia de Madrid. Se sobrepone en el sexto, serio, con movilidad. Muestra capacidad y recursos, además de valor, en un trasteo emocionante, metido entre los pitones, pero falla con la espada: una digna confirmación. Ha de madurar pero tiene condiciones.

Luis David Adame, rodilla en tierra
Luis David Adame, rodilla en tierra- Paloma Aguilar

Sustituye a Antonio Ferrera otro diestro querido por esta afición, el murciano Ureña. A pesar de que no le toca el mejor lote, da una tarde de toros notable. El tercero, protestado, es bondadoso pero apagado, transmite poco. Dibuja Paco muletazos muy templados, aguanta parones y se vuelca, con la espada: justa oreja. El quinto se crece, en el caballo, pero saca genio, pega cabezazos. Ureña tarda en cogerle el aire pero acaba consiguiéndolo, en un trasteo desigual pero de mérito. Se equivoca al prolongar y lo paga con una voltereta. Otro porrazo recibe al matar, muy derecho.

Se ha ganado a pulso Ureña el cariño de Las Ventas. Su toreo transmite una verdad auténtica, sin teatro alguno, con una ingenuidad casi conmovedora, a veces, pero buscando siempre el toreo clásico. Con su gesto serio, que parece el de un nazareno, sigue avanzando hacia la cumbre. Lo esperamos el domingo, con los toros de Adolfo Martín.

Posdata. Después del 18 de julio de 1936, la primera corrida de toros, en Barcelona, tuvo lugar el 16 de agosto. La presidió Companys, presidente de la Generalidad, de Esquerra, junto a Maciá. (También estuvieron los dos, una tarde, en el palco presidencial de la plaza de los toros sevillana). Después del cuarto toro, arengó al público: «¡Luchad por la libertad!» Ya se ve cómo le han hecho caso, usando su libertad para prohibir los toros e intentar romper España.

MADRIDActualizado:Actualizar

Sexto toro

Ya está en el ruedo el último, Aguafría, número 71, negro, de 521 kilos. Busca el temple a la veróncia en el saludo Luis David Adame. Ceñidas gaoneras del mexicano entre una frialdad extrema del público. Mientras Luis David echa las dos rodillas por tierra, unos aficionados sacan una bandera y gritan ¡viva España! enre los aplausos. Adame tiene que incorporarse rápido. Brotan algunos oles en una esperanzadora tanda al natural. Otro cuvillo boyante. Liga a derechas, aguanta la embestida. Ahora sí llega a Madrid. Valentísimo, aguanta los parones del toro, intercala espaldinas. Transmite la faena. Busca la colocación en una última a izquierdas, enrazado el joven matador. Bernadinas de escalofrío en la calurosa atardecida. Pincha y pierde el posible trofeo.

Quinto toro

Ya está en el ruedo Tristón, número 127, negro listón, de 538 kilos. Se frena en el capote de Paco Ureña y echa la cara arriba en varas. No pareció lo mejo los ayudados por alto primero, y al segundo optó por doblarse. Poca clase este quinto, que echa la cara arriba con un seco tornillazo. El murciano, que sabe que tiene la mitad de la Puerta Grande, se la juega como si fuera un toro bueno, pero los muletazos no pueden resultar lucidos por la condición de Tristón. A izquierdas nació una reunida serie, con arrebato. Y otra con tres despaciosos y al cuarto llegaba el cabeceo. Toma y daca, con los pitones rozando el rostro del torero. A la tercera hubo fantástica comunión, pero el toro no quería nada por abajo y protestaba en los remates de pecho. Alarga demasiado y ya en el último tramo, con tanto corazón que casi atropella la razón, lo prende de feísima manera, pisoteándolo y con los pitones por la chaquetilla. Se tirar a matar y sufre un tremendo derrote. Desmadejado el torero, con una paliza tremenda. Estocada caída. Aviso. Saludos.

Cuarto toro

Sale Asturiano, número 197, negro listón, bragado meano y axiblanco, de 558 kilos. Quita Ureña por cordobinas. Castella brinda al público y prologa con el pase del péndulo, con una buena trincherilla en el inicio. Resulta algo pegajoso el toro en el inicio y no anda sobrado de fuerzas, pero humilla y da muchas opciones. Otro buen cuvillo. A izquierdas, con dos velocidades, le pega un derrote. El francés no tiene su tarde más templada y no acaba de surgir el entendimiento entre otro y torero, demasiado adocenado. Estocada tendida. Silencio.

Tercer toro

Ya está en el ruedo Forajido, número 42, negro listón, de 505 kilos, más cabezón y feote. Sin trampa ni cartón, Ureña se pone a torear a izquierdas, con pureza desde el primer segundo. Otra más, y cambia a la derecha, muy roto con el toro, de contado fondo pero con nobleza y calidad. Llega más la siguiente, despacito, templando, entregado. Oxigena mucho al toro entre tanda y tanda de manera inteligente. Un cambio de mano y un pase de pecho son fantásticos. Los ayudados finales tuvieron mucha torería y hondura. Tanto caló, que se recreó en dos naturales más. Crecido el de Lorca. Estocada pelín delantera y desprendida. Aviso. Oreja.

Segundo toro

Sale Campesino, número 34, burraco, de 546 kilos. Castella inicia con estaturios sin enmedarse entre el 7 y el 8, cerca de las rayas. El toro iba y venía, pero con una embestida mucho más deslucida y rebrincada que la de su primer hermano, por lo que los enganchones se sucedían ante la brusquedad del cuvillo. Estocada desprendida y tendida. Silencio.

Teseo

Primer toro

Esparraguero, número 50, negro listón, de 513 kilos. Un toro bajo, guapo, bien hecho, serio por delante, con hechuras para embestir. Y vaya si embistió... El confirmante Adame, que dejó un ilusioante quite por chicuelinas, empezó con el pase cambiado de modo emocionante. En una faena cimentada en los medios, intercaló ambos pitones con disposición y algunos pasajes destacados, pero sin acabar de cuajar al gran Esparraguero. Estocada caída. División de opiniones, con más palmas que pitos. Ovación al toro.

Paseíllo

Con casi tres cuartos de entrada, hacen el paseíllo Castella, de coral y oro; Ureña, de canela y oro, y el confirmante Adame, de blanco y oro.

Sorteo

Esta mañana se sortearon los toros de Cuvillo que se van a lidiar a partir de las seis de la tarde. Todos llevan el guarismo 3. Los sobreros, con el 2, son de Santiago Domecq y El Torreón.

Cartel

¡Buenas tardes! Bienvenidos a la quinta corrida de la Feria de Otoño de Madrid. Se anuncian toros de Núñez del Cuvillo para Sebastián Castella, Paco Ureña (sustituto de Ferrera) y Luis David Adame, que confirma alternativa.

MADRIDActualizado:

Seis toros de Núñez del Cuvillo han sido sorteados para la antepenúltima de la Feria de Otoño. Sebastián Castella y Paco Ureña, que sustituye a Antonio Ferrera, serán padrino y testigo en la confirmación de alternativa de Luis David Adame. El festejo comenzará a las 18 horas.

Este es el orden de lidia:

1. Esparraguero, número 50, negro listón, de 513 kilos.

2. Campesino, número 34, burraco, de 546 kilos.

3. Forajido, número 42, negro listón, de 505 kilos.

4. Asturiano, número 197, negro listón, bragado meano y axiblanco, de 558 kilos.

5. Tristón, número 127, negro listón, de 538 kilos.

6. Aguafría, número 71, negro, de 521 kilos.

El primer sobrero es de la ganadería de Santiago Domecq (Infante) y el segundo sobrero pertenece a El Torreón (Dengosita).