Cultura - Toros

«Evolución favorable y positiva» de los tres toreros heridos en Zaragoza

Iván Fandiño, Javier Jiménez y el subalterno Rafael Limón permanecen en la clínica Quirón al cuidado del doctor Val-Carreres

Vídeo: Fandiño y Jiménez, en exclusiva para ABC - ABC
ÁNGEL G. ABAD Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Cultura , Toros

«Han pasado pocas horas desde que se produjeron las cogidas, pero si todo sigue como hasta ahora, se puede hablar de una evolución favorable y positiva de los tres toreros heridos». El doctor Carlos Val-Carreres se mostraba así de optimista tras visitar a Iván Fandiño, Javier Jiménez y Rafael Limón en la clínica Quirón de la capital aragonesa en donde fueron ingresados en la noche del lunes procedentes de la enfermería de la plaza de la Misericordia [carteles].

«Los he reconocido esta mañana y tal como se encuentran y como han pasado la noche, se puede decir que todo esta bien, por lo menos normal. Ninguno de los tres ha tenido fiebre, las heridas presentan un buen aspecto y de no aparecer ningún contratiempo de los muchos que pueden surgir con este tipo de heridas, podrán abandonar la clínica en los próximos días», manifestó el cirujano a ABC.

Javier Jiménez no pierde su sonrisa pese a la grave cornada
Javier Jiménez no pierde su sonrisa pese a la grave cornada- Fabián Simón

«Quizás el que presenta un mayor destrozo muscular es Javier Jiménez, lo que supondrá un mayor tiempo de recuperación, pero tanto él como Fandiño y Limón podrán ir pronto a sus domicilios para seguir el postoperatorio, que al fin y al cabo es donde mejor van a estar, en donde la moral más les va a subir de cara a la curación definitiva».

La corrida de Fuente Ymbro del lunes dejó los tres heridos en una tarde de tensión y fuertes emociones [así fue]. Cuando Javier Jiménez entró a matar al tercero fue cogido de forma espantosa y luego buscado en el suelo con saña. Una cornada en el tercio inferior de la cara interna del muslo derecho con dos trayectorias de 12 y de 10 centímetros que causó fuertes destrozos musculares, es el resumen del parte médico.

Rafael Limón, en su habitación
Rafael Limón, en su habitación- F. Simón

En el quinto toro, a la salida del segundo par de banderillas, el fuenteymbro cogió de lleno al peón Rafael Limón, que estaba al quite en las tablas. Le operaron de una cornada de 12 centímetros en el triángulo de Scarpa derecho con dos trayectorias, con un pronóstico menos grave.

Y cuando la tarde ya estaba a punto de finalizar, el sexto cogió a Iván Fandiño, al que atendieron de una cornada grave en el tercio superior del muslo derecho de 15 centímetros de extensión.

Un ir y venir de ambulancias, luces y sirenas invadió las cercanías de la plaza hasta que, unas horas después, los tres toreros fueron ingresados en la Quirón. Allí permanecerán hasta que la evolución de sus cornadas permita el alta hospitalaria. De momento, nada hace temer que la evolución favorable cambie de signo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios