Enrique Ponce, en un relajado muletazo al cuarto toro
Enrique Ponce, en un relajado muletazo al cuarto toro - Chopera Toros

Enrique Ponce, del cielo a los infiernos en Logroño

Malogra con la espada una gran faena y corta una oreja, como Garrido y Adame

Actualizado:

Lo que va del clamor, del éxito rotundo, a la desilusión más absoluta. Y es que ayer, en el coso de La Ribera, en la misma orilla del Ebro, Enrique Ponce rozó el cielo durante una excelente e imponente faena, para bajar a lo más hondo, a las mismas calderas del infierno, al rematar su magna obra con un infame bajonazo.

El coso logroñés es uno de los pocos feudos que se le ha resistido al valenciano. Nunca ha abierto la puerta grande, y ayer, cuando se perfiló a matar al cuarto juampedro, parecía que el maleficio se iba a romper. ¡Quiá!, el estoque a los sótanos, y Ponce de cabeza al infierno por emborronar de tan fea manera una actuación cumbre.

Ya con el capote lo toreó con poder y hondura en el recibo a la verónica. El toro tenía un punto de genio y no acabó de humillar nunca, pero el de Chiva no estaba por dejarse ganar la pelea. En el mismo platillo comenzó con la muleta en la derecha en una serie en la que apuntó clase y mando. Mejor y más redonda la siguiente. Hasta una contundente, de cinco muletazos en uno, que hizo saltar los tendidos como un resorte. A partir de ahí, temple y buen gusto con la izquierda... Así hasta esa maldita estocada, un pecado digno de confesión.

Solemne marcha

La tarde comenzó con una solemne marcha que acompañó el paseíllo y una emotiva y cerrada ovación que puso fin a un minuto de silencio en solidaridad con el pueblo mexicano. No eran pocas las banderas del país hermano que lucían en la plaza riojana, aficionados que siguen a su compatriota Luis David Adame, y a su hermano Joselito, anunciado mañana. El pequeño de los Adame puso todo de su parte para salir triunfante. El entusiasmo no se le puede negar, aunque todo no le salió bien. Variado y fácil con el capote, y entregado en dos desiguales trasteos con la muleta. Mejor con el estoque en el tercero, lo que le valió una oreja.

Otra cortó José Garrido, que venía de segundo reserva tras la baja primero de Morante y de Ferrera después. Toreó templado al buen juampedro, aunque a la faena le faltó emoción.

Actualizado:Actualizar

Sexto toro

El mexicano Adame se entregó en el sexto con desigual resultado. Media estocada. Aplausos.

Quinto toro

En el límite de fuerzas el quinto, que dio pocas opciones, claro que la apuesta de Garrido tampoco fue muy decidida. Pinchazo, otro hondo y cuatro descabellos. Silencio.

Cuarto toro

Ponce emborronó con un feo bajonazo una excelente faena a un juampedro con un punto de genio y que nunca acabó de humillar. Mando, relajo y buen gusto. Pese al borrón, cortó una oreja.

Tercer toro

Variado con el capote y la muleta el mexicano Luis David Adame, que lo intentó todo con el tercero. Rotundo en el final de faena y fulminante con el estoque, susto incluido, pues fue volteado de fea manera. Oreja con petición de la segunda.

Segundo toro

La estocada que le recetó José Garrido al segundo prendió la mecha que le faltó a una faena en la que el extremeño toreó sin agobios y pulcro al noble juampedro. Oreja.

Primer toro

Enrique Ponce se hizo con el primero, justo de fuerzas. Lo aprovechó a media altura y hubo acople con la mano izquierda. Mató de estocada rinconera. Afloraron algunos pañuelos, pero la cosa quedó en silencio.

Paseíllo

Con media entrada, hacen el paseíllo Ponce, de grana y oro; Garrdio, de negro y oro, y Adame, de rosa palo y oro. Se guarda un minuto de silencio en solidaridad con el pueblo mexicano.

Sorteo

Los toros de Juan Pedro fueron sorteados esta mañana y ya se encuentran en los corrales de la Ribera. Sus pesos oscilan entre los 501 y los 582 kilos. Abrirá plaza un ejemplar bautizado como Pantomima.

Cartel

¡Buenas tardes! Bienvenidos a la tercera corrida de la Feria de San Mateo de Logroño. Se anuncian Enrique Ponce, José Garrido (sustituto de Antonio Ferrera, convaleciente de su percance en Albacete) y Lus David Adame, con toros de Juan Pedro Domecq.