Cultura - Toros

López Simón y Garrido, todo valor y entrega en Logroño

El madrileño sufre una fea cogida y corta una oreja; el extremeño logra un trofeo de cada toro

López Simón, en un momento del percance en el segundo toro
López Simón, en un momento del percance en el segundo toro - Efe
- ÁNGEL G. ABAD LogroñoGuardado en: Cultura , Toros

López Simón y José Garrido salieron a batirse el cobre en el mano a mano que tuvo a Hermoso de Mendoza como convidado de piedra, tanto que no influyó para nada en el desarrollo del festejo. Y es que los dos jóvenes se emplearon a fondo con los de Jandilla en una tarde presidida por el valor y la entrega de principio a fin. El primero para demostrar que el lugar que ocupa no se lo han regalado, y el otro para subir escalones de dos en dos en el escalafón.

Salió López Simón a por todas en su primero. El comienzo de faena de rodillas, ganándole terreno al toro y sacándoselo hasta los medios, ya dio medida de a lo que venía. Le consintió mucho hasta que en un circular invertido lo alcanzó y cuando estaba en el suelo le lanzó un terrible pitonazo al cuello que le cortó la respiración. En volandas a la enfermería, de la que salió desmadejado para hincarse de rodillas de nuevo y emocionar al público. Pese al fallo a espadas le obligaron a dar una vuelta al ruedo. Al deslucido quinto lo exprimió por los dos pitones, especialmente con la mano izquierda. Esta vez paseó una oreja.

Tampoco se dejó nada dentro José Garrido, que toreó bien y variado con el capote a sus dos enemigos. El tercero derrochó casta, lo que no amilanó al torero, al contrario. Firme, corajudo y valiente le plantó cara sin volverla nunca, porque el jandilla pedía el carné a cada momento. Había que rematar y se sobrepuso al sexto, al que terminó llevándolo largo al natural en una labor que acabó convenciendo. Supo cortar un trofeo a cada toro.

Dos toreros, dos. No hubo triunfos de puerta grande, pero sí ofrecieron una excelente tarde en la que derrocharon verdad.

Capítulo aparte merece Hermoso de Mendoza, que quedó ayer un tanto fuera de juego. Él mismo se lo buscó al querer ir tan cómodo con dos toros demasiado «arreglados», por muy reglamentario que sea el despuntado para rejones. Estuvo bien con el primero, al que toreó en reducidas distancias, pero en donde se apreció el abismo fue en el cuarto, muy poca cosa, y más después de haberse lidiado justo antes un Jandilla todo casta y astifino a más no poder. Por ahí iba el caballero navarro haciéndole diabluras al de Los Espartales, pero sin levantar pasiones. En el subconsciente del público estaba, sin duda, la imagen del toro íntegro galopando con los pitones por delante. Para colmo, mató fatal.

ABC.ES LogroñoGuardado en: Cultura , Toros  Actualizar

Sexto toro

Sale el último de la tarde, al que recibe Garrido con una larga de rodillas en un variado saludo, con verónicas y chicuelinas. Firme, busca rematar su tarde con el incierto sexto, que la toma mejor a izquierdas. Buenos naturales de Garrido, que hacen que arranque la música. A por todas, se arrodillas e improvisa un circular invertido. Estocada muy trasera. Aviso. Oreja.

Quinto toro

Sale el quinto, Granado, negro mulato listón, de 572 kilos. Se desmorona en varas. López Simón brinda al público. Comienza agarrado a las tablas en muletazos por alto. Manejable y con nobleza el toro, aunque algo deslucido. Mediada la faena, deja una estupenda serie al natural, con molinete y pase de pecho incluidos. No regatea esfuerzos el madrileño y le saca todo lo que tiene, alargando en exceso. Suena un aviso cuando lo cuadra para matar. Hunde un espadazo a cámara lenta. Oreja. Tiene que sentarse en el estribo antes de la vuelta al ruedo, muy dolorido y con problemas para respirar, pues el toro anterior le hundió la nuez en la cogida.

Cuarto toro

Sale el cuarto, Malagueto, número 36, de los Espartales. Hermoso se hace con el cuarto, demasiado arreglado... Luce a buen nivel, especialmente con Disparate, un caballo prodigioso. Mata muy mal. Dos pinchazos y feo bajonazo. Silencio.

Tercer toro

Sale el tercero, Gabarro, número 12, castaño. Ahora en su turno de quites Simón torea también por chicuelinas. Garrido brinda al público. Estatuarios y cierre por bajo con gusto. El toro se mueve y transmite, con mucha casta, se revuelve rápido, lo quiere por abajo y pide el carné en todo momento. El extremeño engarza series largas. Por el izquierdo lo empala y se libra por los pelos del percance. Sigue al natural un corajudo Garrido, firme y con garra frente a un jandilla que no es fácil. Valentísimo y plantando cara hasta las manoletinas finales. Estocada. Oreja.

Segundo toro

Sale el segundo, Latoso, número 8, negro mulato listón, de 549 kilos. El toro, justo de todo, humilla desde el saludo. Tiene clase aunque las fuerzas contadas. Quita por chicuelinas Garrido. López Simón sale a comerse la tarde y echa las dos rodillas en tierra en un intenso prólogo, templando fenomenal al toro mientras lo saca a los medios. Faena a buen nivel con un buen toro. Le consiente mucho con la derecha y al rematar un circular invertido fue cogido. En el remate le pega un volteretón y, ya en la arena, le lanza un derrote al cuello como para arrancarle la cabeza. Lo trasladan a la enfermería conmocionado. Llegan buenas noticias: no lleva cornada, aunque el golpe ha sido tremendo y le cuesta respirar. Sale de la enfermería sin chaquetilla, algo desmadejado, y se postra de hinojos de nuev, asombrando al público. Clamor en La Ribera. La espada se lleva los trofeos. Dos pinchazos y estocada corta. Vuela al ruedo.

Primer toro

Sale el primero, Ronaldo, número 27, negro, de Los Espartales. Lo torea muy bien Hermoso desde el inicio con Napoleón, templando y dibujando auténticos lances. Pasadas en falso con Berlín hasta dejar dos buenas banderillas y meterse por dentro en una trinchera, llevándolo prendido en distancias mínimas. Más banderillas con Beluga y cortas con Manilé antes de la hora final a un toro de buena condición pero a menos y que antes del rejón de muerte se echa. Rejón muy trasero. Silencio.

Paseíllo

Con más de media entrada, hacen el paseíllo Pablo Hermoso; López Simón, de grana y oro, y Garrido, de fucsia y oro. Se guarda un minuto de silencio por la joven riojana muerta en una accidente de autobús.

Sorteo

En corrales esperan dos toros de Los Espartales para rejones y cuatro de Jandilla para la lidia a pie.

Cartel

¡Buenas tardes! Bienvenidos a la cuarta corrida de la Feria de San Mateo. Festejo mixto con Pablo Hermoso de Mendoza, López Simón y José Garrido, sustituto de Roca Rey.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios