Jesús Enrique Colombo, cogido por el novillo de su presentación en Valencia
Jesús Enrique Colombo, cogido por el novillo de su presentación en Valencia - Efe

Colombo sufre una cornada de 25 centímetros en Valencia

El novillero venezolano cae herido a dos días de su alternativa en Zaragoza, donde ocupará su puesto Ginés Marín

VALENCIAActualizado:

Una mansa y complicada, además de deslucida, novillada de Los Chospes puso punto final a la temporada en Valencia.

Jesús Enrique Colombo vio truncada su presentación en Valencia y su alternativa en Zaragoza al ser cogido por su primero en el inicio de faena de muleta. Lagunero, negro, de 520 kilos, prendió de fea manera al joven venezolano Fue operado de «una cornada en la cara interna inferior del muslo derecho con una trayectoria ascendente de unos 25 centímetros y orificio de salida en la cara anterior tercio proximal del muslo, desgarrando y rompiendo el músculo aductor mayor y fascia cribiforme. Contundiendo y esqueletizando el paquete vascular femoral superficial. Es trasladado al Hospital Casa de la Salud de Valencia. Pronóstico grave».

Una oreja le cortó Ángel Téllez al quinto, un ejemplar al que se castigó duramente en varas, más por el comportamiento que tuvieron sus hermanos anteriores que por las dificultades que presentó. Llegó el novillo a la muleta con embestidas cortas y cansinas, acusando ese exceso de castigo. Téllez demostró oficio, no exento de buenas maneras, en una faena basada en la mano derecha en la que hubo muletazos de buen gusto y en la que dejó siempre la muleta detrás de la cadera para aprovechar las nobles embestidas. Mató con habilidad y logró un merecido trofeo.

Salió dispuesto a redondear el triunfo en el sexto, yéndose a portagayola. Con la muleta comenzó con un escalofriante cambiado por la espalda, para proseguir con la derecha a un novillo que tapó con su movilidad su nula calidad. A izquierdas bajó el tono porque al novillo se le fueron apagando las fuerzas. Unos ayudados por alto hicieron que la faena volviera a levantar el vuelo. Mató con prontitud y cortó otra oreja que le abría la puerta grande.

El valenciano Fernando Beltrán anduvo con tantas ganas como falto de suerte ante dos novillos imposibles.