Presentación de «La dama duende»
Presentación de «La dama duende» - VANESSA GOMEZ

«La dama duende», el verso hecho comedia, estreno en el Lope de Vega

La Compañía Nacional de Teatro Clásico estrena en Sevilla este mítico texto de Calderón bajo la dirección de Helena Pimenta

SevillaActualizado:

La rebeldía de Ángela, una viuda encerrada por sus hermanos frente a las «tentaciones» mundanas, sus aventuras y desventuras se nos desvela en los versos más cómicos de un joven Calderón de la Barca que en esta obra titulada «La dama duende», revela toda la lozanía y frescura de su juventud.

El teatro Lope de Vega de Sevilla estrena del 10 al 12 de mayo la producción del Compañía Nacional de Teatro Clásico de este clásico bajo la dirección de Helena Pimenta y con versión de Álvaro Tato. En el elenco, Joaquín Notario, Rafa Castejón, Marta Poveda, Alvaro de Juan, Nuria Gallardo, Paco Rojas, Cecilia Solaguren y Rosa Zaragoza.

Durante la presentación de «La dama duende» el actor Joaquín Notario, que interpreta el rol de don Juan, comentó que, «en este texto hay mucha intriga dramática, trágica, comedia, y por eso ha sido un trabajo muy apasionante, difícil, porque según estamos ensayando la función se nos podía ir a lo dramático y nosotros estábamos buscando constantemente la comedia, pero bueno, ha sido estupendo jugar con este texto. Estamos encantados y el resultado ha sido magnífico».

Según Notario, «el teatro de palabra requiere un conocimiento de una técnica y de unas maneras de expresión para superar cualquier dificultad, y a nivel de la palabra no tienes que inventar nada porque los personajes lo dicen todo, lo que les pasa y lo que no les pasa y para nosotros es mucho más fácil encararlos de esta manera, porque al final nos cuentan generosamente lo que les ocurre».

Para el actor, «La dama duende» es una buena obra para iniciarse en los clásicos, «de hecho la experiencia que tenemos con la gente joven es fantástica y la gente sale enganchada. Nosotros en la compañía hacemos un trabajo hace años con institutos y colegios para generar nuevos espectadores y realmente los chavales entran de cabeza y se meten en la función, es maravilloso».

Joaquín Notario, un especialista en teatro clásico ha sido dirigido por personalidades como José Carlos Plaza, Pilar Miró, Calixto Bieito o Miguel Narros, y que este tipo de teatro, «siempre está de moda porque cuenta cosas que nos ocurren hoy día, de distinta forma, pero iguales». Y en cuanto a los directores con los que ha trabajado, «a mí me han marcado mucho. José Carlos Plaza fue mi maestro, aprendí con él y me dió las primeras grandes oportunidades a la hora de enfrentarme a los personajes. Pilar Miró me dió una cofianza enorme. Guardo un mensaje que ella me dejó cuando me encargó un papel de protagonista, que es muy emotivo. Con ella descubrí la libertad y responsabilidad del actor».

La obra fue estrenada el año pasado en el Festival de Almagro al que regresarán este verano, y tuvo su anécdota: la lluvia, «si, el día del estreno cayó una tormenta y tuvimos que parar porque era al aire libre, y cuando reanudamos la función dijimos, a ver quien se ha quedado, y vimos que se había quedado todo el mundo, con su paraguas, pero todos».

Zorrilla, Lope de Vega, Calderón, Joaquín Notario dice que su carrera, «por fortuna» está basada en los clásicos, «he interpretado la mayor parte de mi carrera a nuestros clásicos. Creo que somos el país de Europa con la mayor riqueza y mejores textos teatrales, y eso hay que cuidarlo. Soy un autor afortunado».

Afirma que el actor se hace en el teatro y es benevolente con las crítica de la «no vocalización» de los actores jóvenes de la televisión, «todos hemos sido jóvenes y no llegamos al teatro aprendidos, hay que hacerlo poco a poco, y el teatro de palabra requiere saber decir la palabra. El teatro enseña mucho y tiene la característica que repites y repites y así vas retroalimentándote».

Piensa Joaquín Notario que el teatro, «es un bien social de primera necesidad, como el comer. Somos el país con más acervo teatral. No hay ningún país en el mundo con tantas obras clásicas y tan buenas. En algún momento hubo un corte en este país, que fue una cuestión social, y dejó de interesar el teatro. Pero ahora la afluencia de público es muy buena, donde vamos, llenamos, así que creo que el teatro sigue interesando», asegura el actor.