FOTO: JUAN FLORES
Hoy estreno en el teatro romano de Itálica de «La fiesta de las mujeres»

De cuando Eurípides sufrió la furia de las mujeres

Juan Dolores Caballero dirige una de las más famosas comedias de Aristófanes

SevillaActualizado:

Las mujeres de Atenas se han hartado de Eurípides. El dramaturgo las retrata en sus obras como locas, asesinas y suicidas, y las menosprecia en sus tragedias. Las mujeres están hartas, y quieren vengarse. Llega el Festival de las Tesmoforias, una fiesta anual dedicada a la fertilidad y a la diosa Deméter, y entonces trazan un plan para vengarse de Eurípides, quien se entera de lo que se le viene encima y pide ayuda al poeta Agaton para que finja ser mujer y se entere de lo que están tramando las indignadas mujeres.

Ese es el argumento de «Las Tesmoforias» una de las más famosas comedias de Aristófanes que del 9 al 12 de agosto se representa en el teatro romano de Itálica, dentro del Festival Teatros Romanos de Andalucía, con el título de «La fiesta de las mujeres», adaptada y dirigida por Juan Dolores Caballero, con la música de Inmaculada Almendral.

Un reparto encabezado por la veterana Belén Lario, junto a Fran Caballero, J. Ignacio Pérez, Santiago Rivera, Mer Lozano, María Marín, Alba Núñez, Anabel Batlles. Se da la circunstancia de que para dos de las actrices, Anabel Batlles y María Marín, es su primera obra como profesional, al haber terminado el pasado mes de junio sus estudios en la Escuela Superior de Arte Dramático.

«Es una obra blanca de Aristófanes y se aleja de las habituales en las que se habla de política, aquí se tratan temas de relaciones humanas, y además subyace en el texto los problemas que tenían Aristófanes y Eurípides», dice Juan Dolores Caballero.

Para el director de la obra haber trabajado con gente tan joven le ha reportado mucha energía, «me dejan dar voces sin que nadie responda», bromea. La obra se desarrolla en la Orhestra del teatro romano en lugar del escenario, «hemos querido hacer la obra más cerca del público para que perciban mejor a los actores y lo que sucede», afirma el director.

Mujeres que se convierten en hombres, hombres que son mujeres, la obra juega con varios equívocos en esta comedia en la que el texto está adaptado a la vida actual, «no hemos construido ningún momento histórico».

Para Juan Dolores Caballero, «la gente debe venir a verla. Yo les diría que la actual comedia americana bebe de estas comedias griegas. Se lo van a pasar bien».

Hay cuatro escenas y los coros de la pieza original han sido eliminados, a excepción del último que sirve como epílogo. «Para mí trabajar los clásicos es la cuna del teatro. Es complicado por el momento histórico, pero por otra parte, está bien ver cómo las mujeres defienden su libertad».

Para la actriz Belén Lario que en esta obra se transforma en varón, «no es cuestión de moralinas y para alejarnos del buenísmo políticamente correcto, hay que decir que ni todas las mujeres ni todos los hombres, son santos».

Para Anabel Batlles y María Marín, «este trabajo ha sido un sueño». «Terminar la carrera y que alguien confíe en tí para hacer un trabajo, es algo que no ocurre todos los días, y debería ocurrir», dice Anabel, mientras María Marín comenta haber disfrutado mucho con los ensayos, «cuando terminé la carrera en junio pensaba irme a mi casa..., y mira lo que ha pasado. Es un sueño».