Compañía Marcat Dance.
Compañía Marcat Dance.
CRÍTICA DE DANZA

Los bailarines danzan porque sí

VIII edición de Vertebración en el teatro Maestranza organizado por la Asociación Andaluza de Profesionales de la Danza

SEVILLAActualizado:

Volvió a colaborar el teatro Maestranza con la Asociación Andaluza para profesionales de la Danza en la VIII edición de Vertebración, un proyecto que tiene como principal objetivo visibilizar la creación contemporánea que actualmente se hace en Andalucía.

Este año ha cambiado el formato y no son los bailarines quienes eligen al coreógrafo con quien trabajar, sino que ha habido una comisión para seleccionar entre las numerosas propuestas que han llegado para participar este año en Vertebración. Hay que destacar que toda la participación es de forma altruista, aunque en esta edición se ha convocado una fila cero para recaudar fondos.

Además, en esta ocasión se ha combinado el video-danza con los espectáculos de danza en directo, haciendo por ello una larga gala de dos horas. Empecemos por los vídeos.

El video-danza de Ana Capilla recibía en el hall del teatro a los espectadores. «Tránsitos» es danza por espacios por los que habitualmente pasamos sin prestar atención, algo sencillo pero contundente. Las Hermanas Gestring, Greta García y Laura Morales, han contado en esta ocasión para la realización del vídeo y la edición con Carolina Cebrino. «Mustum» se titula el video-danza, hecho en el lenguaje de humor habitual de ambas y con la energía que siempre contagian.

«Migrar» fue el tercer vídeo de la noche, una creación de Alfredo del Rosario, de Canarias, un vídeo absolutamente inquietante con la dirección de Cándido Pérez de Armas, que recogía más escenas performáticas que de danza. Y el último vídeo de la noche fue «Babelian Circles», de Emma Villavecchia, una muy buena propuesta donde la danza sí tomaba el protagonismo compartido con hermosísimos paisajes grabados a base de drones.

Y la danza. Comenzó la propuesta de la noche con el trío compuesto por Leticia Gude, Lucía Bocanegra y Violeta Casal que interpretaban una obra de esta última y José Ruiz titulada «Timeslice», una coreografía muy terrena, repleta de momentos sobre el tapiz que también afirmaba la amplitud de movimientos.

Manuela Nogales presentó anoche «Rara Avis», una obra que surge del laboratorio experimental de Danza en el que la coreógrafa trabaja desde hace unos años con diferentes bailarines. El estilo es limpio y depurado, con un gran movimiento coral de las cinco bailarinas.

Una única propuesta de flamenco a cargo de Cristina Hall y Alvaro Romero, titulada «Animals», hablando sobre las relaciones entre hombre y mujer, pasando por la diversidad y el sexo. El cante flamenco y algunos momentos de zapateado singularizaron esta propuesta.

«Criaturas» fue la propuesta de Rebeca Carrera. La coreógrafa malagueña ha creado una obra con dos momentos muy diferentes. Prefiero el contenido de la primera parte, y sobre todo la diagonal del haz de luz, aunque al final con la música de Celia Cruz la energía fluye en el escenario.

Y para finalizar la noche, lo mejor sin duda de la gala, la obra «Duet Alanda», de Marcat Dance, coreografía e interpretación de Catherine Coury y Mario Bermúdez-Gil. No sólo es una pieza impecable en concepto y diseño coreográfico, sino también en interpretación. «Duet Alanda» evoca belleza y provoca emotividad. Sin duda habrá que seguir con atención a estos creadores y bailarines, porque tienen mucha inspiración y crean belleza.

Un año más con Vertebración VIII se han volcado los bailarines y coreógrafos y también el público que llenó la sala B del teatro de la Maestranza.