Cultura - Teatros

«La venganza de Don Mendo», eterna caricatura de héroe medieval

La obra de Pedro Muñoz Seca, una de las más populares del teatro español, vuelve al teatro Fernán-Gómez

Ángel Ruiz, como Don Mendo
Ángel Ruiz, como Don Mendo - ABC

El próximo 28 de noviembre se cumplen ochenta años del asesinato en Paracuellos de Jarama de Pedro Muñoz Seca. Es buen momento para traer de nuevo a escena su obra más popular, que es también uno de los textos más representados y conocidos de nuestro teatro, junto con el «Don Juan Tenorio» de Zorrilla; «Fuenteovejuna», de Lope de Vega; y «La vida es sueño», de Calderón de la Barca.

Ángel Ruiz encarna al protagonista de este nuevo montaje del «astracán» medieval que escribió Muñoz Seca, y que se estrenó en el teatro de La Comedia de Madrid el 20 de diciembre de 1918. «Interpretar este papel es una gran responsabilidad, además de un gran honor, por los nombres ilustres que lo han hecho con anterioridad, desde Fernando Fernán-Gómez a Manolo Gómez Bur; y hacerlo en este escenario, donde actuó el segundo y que lleva el nombre del primero, es doble responsabilidad.

«Una maravillosa caricatura de héroe»: así define el actor a su personaje, Don Mendo; Ángel Ruiz está acompañado en escena por un «reducido» reparto -solo quince actores, frente a los treinta y seis, más damas, pajes, heraldos, tamborilero, pifanero, frailes, escuderos, ballesteros y halconeros que señala el libro-; en él figuran Cristina Goyanes, Roberto Quintana, Jesús Cabrero, Valery Tellechea, Jesús Berenguer y Karmele Aramburu, entre otros.

Jesús Castejón dirige la función, que se presentó hace dos años en los Veranos de la Villa madrileños: «Tiene un mecanismo teatral perfecto -asegura-, y es un alarde de versificación». Es necesario para interpretarla, añade, «una declamación sin complejos».

«Quítenle al teatro de Muñoz Seca el humor; desnúdenlo de caricatura, arrebátenle su ingenio satírico y facilidad para la parodia, y seguirán ante un monumental autor de teatro». Son palabras de Valle-Inclán, con las que se muestra completamente de acuerdo Castejón. «Muñoz Seca, como Jardiel Poncela, como Miguel Mihura, son maestros del humor, de la comedia. A la hora de ponerlos en escena, lo único que nos hace falta es confiar en el texto y dejar que las comedias se defiendan solas, no pretender ser más graciosos que ellas». Buena parte de ese humor lo fía Muñoz Seca al verso y al ripio. «Es el 80 por ciento de la gracia de la comedia», añade el director.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios