Cultura - Teatros

Juan Mayorga: «El escritor debe refugiarse de la vida cotidiana para imaginar más»

El Teatro del Barrio vuelve a acoger «Famélica», una obra escrita por el dramaturgo para La Cantera

Mabel del Pozo, Juanma Díez, Xoel Fernández y Aníbal Soto, en «Famélica»
Mabel del Pozo, Juanma Díez, Xoel Fernández y Aníbal Soto, en «Famélica» - ABC

«Famélica», de Juan Mayorga, regresa hoy, domingo, al Teatro del Barrio (donde se presentará los domingos hasta el 6 de noviembre), en una sesión que incluirá la presentación del libro con la obra que ha editado La Uña Rota. «Ya tuvieron la generosidad de editar "Teatro 1989-2014", "Reikiavik" y mi ensayo "Elipses"; lo que más me gusta es que en lugar de un prólogo al uso acompañan el texto con el ensayo de un filósofo, que en este caso es Reyes Mate; me parece muy interesante esta conversación entre el teatro y la filosofía, y me siento muy bien acompañado».

Juan Mayorga
Juan Mayorga- Jaime García

Mabel del Pozo, Juanma Díez, Xoel Fernández y Aníbal Soto, bajo la dirección de Jorge Sánchez, interpretan la obra. Mayorga escribió «Famélica» para la compañía La Cantera. «No es una obra de encargo -rechaza el dramaturgo-; ha sido escrita en permanente diálogo con Jorge Sánchez y con los actores, en un procedimiento especial para mí; se empezó a ensayar con la obra aún sin terminar, a partir de una primera escena, y se fue desarrollando. Yo les daba a los actores textos y ellos me devolvían ensayos».

Habla Juan Mayorga con entusiasmo de este método, pero reconoce que en todo proceso de escritura llega el momento «de la intimidad y de la locura solitaria. Uno se encierra para volverse loco y comparte después esa locura con los lectores. Es preciso refugiarse de la vida cotidiana para luego imaginar más».

En «Famélica», director y actores han imaginado a su lado. Y eso ha sido determinante el tono que descubrió en el primer ensayo para el desarrollo de la obra, pero no para su libertad de creador. «De eso no he abdicado en ningún momento», asegura.

Y sobre la imaginación, dice Mayorga, habla «Famélica», que nació en una noche de insomnio. El dramaturgo siempre se ha sentido atraído, confiesa, por el mundo de las sociedades secretas, y ha fantaseado sobre él como guardián de secretos. En esa noche de sueño perdido, escribió una nota que era algo así como: «un personaje llega a un lugar con un papel que da a otro personaje, y le dice: "Adelante, Enrico". "No me llamo Enrico". "Aquí sí"».

Mayorga le ofreció la idea a Jorge Sánchez y éste fue el detonante de la obra, en la que un grupo de gente crea unared de mutua protección para, en lugar de trabajar, desarrollar sus pasiones más íntimas. Esa red la llaman comunismo, y el dramaturgo ha utilizado el lenguaje empleado en esta ideología para su texto.

No le importa a Juan Mayorga estrenar en un gran coliseo como el Teatro María Guerrero o en una pequeña sala como el Teatro del Barrio. «Lo importante es tenerle respeto al espectador y trabajar a muerte por él, da igual el tamaño de la sala y su aforo. Para mí tienen la misma importancia. El milagro del teatro puede darse en cualquier lugar».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios