Cultura - Teatros

El festival Starlite amenaza con irse de Marbella por falta de apoyo

Los responsables del festival se enfrentan al Ayuntamiento de Marbella por la gestión de los horarios

Una de las actuaciones del festival Starlite Marbella
Una de las actuaciones del festival Starlite Marbella - FRANCIS SILVA

Todavía quedan tres semanas de conciertos por delante, pero la organización del festival Starlite ya está pensando dónde celebrará su siguiente edición. Ayer, parte de su equipo se manifestó durante una rueda de prensa del alcalde de Marbella, José Bernal, para protestar por la falta de apoyo que a su juicio, están sufriendo desde el Ayuntamiento.

«Starlite transita por la senda de la más absoluta inseguridad jurídica», dice un comunicado emitido ayer, tras una agria polémica generada por la visita de la Policía Local de Marbella, que acudió a sus instalaciones a las dos de la madrugada para comprobar el horario de cierre. «Es rotundamente falso que la Policía Local de Marbella procediese al cierre de la sesión y al desalojo del público asistente», asegura la organización, que por propia iniciativa «y como es de rigor, puso fin a la sesión de ayer llegada la hora preceptiva».

Precisamente en la gestión de los horarios está el origen del conflicto, tal como señala la organización. «Desconociendo la calificación del festival como actividad de interés general por la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento ha insistido en encorsetar jurídicamente la actividad que desarrolla Starlite, condicionando el cumplimiento de un programa cerrado hace más de un año a autorizaciones singulares de horario que tramita día a día, de manera que las sesiones que no cuentan con tal autorización se saldan con cancelaciones de actuaciones, devoluciones de entradas y pérdidas de puestos de trabajo».

Por ello, el equipo de Starlite Festival, «consciente de la actitud obstaculizadora del actual equipo de gobierno municipal de Marbella», ya está sopesando de forma «seria» el traslado a otra ciudad. En este sentido, se han iniciado ya conversaciones con los gobiernos de otros municipios que le han comunicado su interés por albergar las próximas ediciones.

Además, iniciarán «cuantas acciones judiciales procedan contra el Ayuntamiento de Marbella -y, a título personal, contra sus responsables- en orden a defender los intereses del festival frente a su conducta obstaculizadora y contraria a la legalidad». En ese sentido, la organización se ha propuesto demostrar que la catalogación dada por el Ayuntamiento al festival en la edición de este año «no es conforme a Derecho, sujetándolo a un régimen legal que no le es propio».

Toda la actualidad en portada

comentarios