Cultura - Teatros

La división del Español y Matadero supone también la duplicación de salarios para sus directores

La concejala de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Celia Mayer, presentó a Carme Portaceli y a Mateo

Carme Portaceli
Carme Portaceli - Javier Naval

La concejala de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Celia Mayer, visitó ayer el Teatro Español para presentar a la nueva directora de este coliseo, Carme Portaceli, y a Mateo Feijóo, el director de las Naves 10, 11 y 12 del Matadero (en una dirección colegiada en la que le acompañan María José Manzaneque y Almudena Ávalos).

Tanto Carme Portaceli como Mateo Feijóo expusieron sus líneas maestras: aquella quiere «apostar por la diversidad y la hospitalidad, hacer un teatro de contenido social, un teatro paritario que sea reflejo de la sociedad y equilibrar la tradición con la contemporaneidad».

Feijóo, por su parte, habló de «generar un discurso relacionado con lo contemporáneo y destacó los «trabajos interdisciplicinares, con atención al cuerpo». También habló de un espacio «situado en la periferia de Madrid» que tenga en cuenta el lugar donde está enclavado el edificio y a su población más cercana. Pero, por contra, aspira Feijóo a la expansión internacional mediante la exhibición. Los dos directores se refirieron a una «escuela del espectador»

Carme Portaceli no fue la elegida en primera instancia, pero la presión de las tres mujeres del jurado hizo cambiar de voto a uno de sus miembros

En realidad, y según ha podido saber ABC, no fue Carme Portaceli la persona elegida en primera instancia por el jurado para dirigir el Teatro Español, pero ante la presión de las tres mujeres presentes en la comisión uno de sus miembros cambió su voto para que saliera la directora valenciana.

La división del Español y Matadero supone también la duplicación de salarios. Juan Carlos Pérez de la Fuente, anterior director del Español, cobraba 85.000 euros, mientras que, como explicó ayer Celia Mayer, el sueldo previsto para Carme Portaceli es de 70.000 euros y para la dirección colegiada de Matadero de 85.000 euros.

Carme Portaceli y Mateo Feijóo han sido elegidos por un concurso público convocado por el Ayuntamiento y decidido por un muy discutido comité de expertos. En el caso del Teatro Español, estos expertos fueron Juana Escabias y María Velasco, dramaturgas; el exdirector del Museo del Teatro de Almagro, Andrés Peláez; el presidente de la Red Española de Teatros Públicos y director del Teatro Rosalía de Castro de A Coruña, Xosé Paulo Rodríguez; el director del Théâtre de L'Archipel de Perpignan, Borja Sitjà, y los actores Berta Ojea y Gumersindo Puche.

En el caso del Matadero, el comité lo formaban la periodista Aurora de Andrés; la productora, programadora y distribuidora de compañías de circo Elena Ros; Juan Pablo Soler, responsable de programación del Romea y el Circo de Murcia; el director de Programas del ICAS de Sevilla, Chema Blanco; las bailarinas y coreógrafas Àngels Margarit y Claudia Faci, y el actor Rodolfo Ruiz Ligero, también vocal de la Unión de Actores.

El Ayuntamiento gratificó a los miembros de los comités tras su primera reunión con 20 euros; en la segunda se les explicó que ya no había presupuesto

El Ayuntamiento gratificó a los miembros de los comités tras su primera reunión con 20 euros; en la segunda se les explicó que ya no había presupuesto.

Hay que recordar que el Ayuntamiento de Madrid no respetó el contrato de Pérez de la Fuente, ganador igualmente de un concurso. «Respetamos profesionalmente al anterior director, pero el concurso del que salió elegido tuvo polemica porque no fue el más votado de la terna propuesta por el comité», dijo ayer Celia Mayer, para justificar la salida del director madrileño. Por contra, la concejala explicó que no sabía si se harían públicas las votaciones del concurso más reciente «porque hay una tensión jurídica entre el derecho a proteger su intimidad de los jurados y la vocación de transparencia del proceso».

Se le preguntó también a Celia Mayer por la coherecia entre exigir que los diputados o cargos políticos imputados en algún proceso judicial dimitan y mantener como jefe de producción a una persona (Marc Martí) que está imputado en el juicio por las irregularidades contables en el Centro Niemeyer, en Avilés (Asturas) «Las imputaciones no son lo mismo que las condenas -argumentó la concejala-. Sería completamente arbitrario por nuestra parte perseguir laboralmente a gente que tiene procesos judiciales; siempre hemos sido muy prudentes y lo vamos a ser ahora».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios