Paloma Sainz-Aja y Chevi Muraday
Paloma Sainz-Aja y Chevi Muraday - Jacobo Medrano
CRÍTICA DE DANZA

«Black apple y los párpados sellados», el eje de la poesía

Chevi Muraday presenta en el Teatro Español un espectáculo inspirado en dos personajes de «La peste», de Camus

Actualizado:

Dos personajes de la inquietante novela de Albert Camus «La peste» -el matrimonio Castel- son el punto de partida elegido por Chevi Muraday para su nuevo espectáculo, «Black Apple», con el que el coreógrafo madrileño celebra los veinte años de su compañía, Losdedae. A lo largo de estas dos décadas, Chevi Muraday se ha consolidado como uno de los pilares de la danza contemporánea española, y ha marcado un camino de expresión donde la palabra y el movimiento se dan la mano y donde la poesía -visual y sonora- se constituye en el eje central.

«Black Apple y los párpados sellados» -título completo del espectáculo- es un espectáculo que contiene los mejores ingredientes del trabajo de Chevi Muraday: una cuidadísima puesta en escena, marcada por una sugerente y evocadora atmósfera, en la que cobran vida las palabras -textos de Paco Tomás llenos de belleza- y movimientos tan elocuentes como expresivos. La incomunicación, las heridas de amor y el fracaso -«Justo cuando hay que hablar de lo importante no lo hacemos, y cuando lo hacemos ya no importa»- son la columa vertebral sobre la que se asienta este espectáculo, cuya conmovedora banda sonora -editada con mimo por Ricardo Miluy- camina en buena parte de la función sobre una obstinada frase musical y concluye con el hermosísimo «Addio del passato» de «La traviata». Sobre él se mecen los dos magníficos intérpretes, Chevi Muraday y Paloma Sainz-Aja.