Concierto de El Barrio en Sevilla
Concierto de El Barrio en Sevilla - VANESSA GOMEZ
Llenazo de El Barrio

Un tsunami flamenquito inunda Kansas City

El Barrio estrena en Sevilla su nueva gira «Las costuras del alma» ante 8.000 seguidores

SevillaActualizado:

Podrá gustar más o menos. Unos lo critican, otros lo elevan a los altares; unos le acusan de pervertir el flamenco, otros admiran su capacidad de actualizarlo; para sus incondicionales: genio y poeta. Sus detractores: cursi y hortera. Sea como fuere, lo cierto es que El Barrio lleva más de veinte años arrasando allá por donde va, y lo hace siendo fiel a sí mismo, a su modo de entender la música —a caballo entre el flamenco, el rock andaluz y el pop—, y siempre ajeno al mercadeo discográfico firmando trabajos con sellos independientes. Y esos detalles con importancia, amigos, es para quitarse el sombrero.

José Luis Figuereo reunió anoche a más de 8.000 fervientes admiradores que llenaron e hicieron vibrar el Pabellón de los Deportes San Pablo de Sevilla. No era para menos. Se trataba de la puesta de largo de la gira «Las costuras del alma», en la que presenta las canciones de su flamante disco homónimo. Todo un acontecimiento para quien siente el «orgullo barriero». Desde una hora antes de que diera comienzo la cita, ya se hacía más que patente que es arriesgado procurar empatar en cuanto a pasión con los seguidores que arrastra el gaditano en cada directo. Poco a poco la avenida Kansas City y la calle Éfeso se iban inundando de sombreros negros (el complemento imprescindible para todo barriero), de palmas y de cantes. La alegría estaba asegurada.

Una vez dentro, y sin solución de continuidad, desde el minuto uno el buen ambiente y la emoción fueron los rieles por los que transcurrió esta puesta de largo de gira del gaditano —el propio artista se encargó de recordar que era la primera vez que abría una gira en Andalucía—. Con el inicio instrumental de «Lamía» ya estaba todo el mundo en modo fiesta: palmas flamencas, giros caracoleando sobre el propio eje y cientos de sombreros en alto para saludar a Selu, que hizo acto de presencia con los primeros acordes de «Playa de la Luneta». Justo después quiso dedicar el concierto a todos los presentes y «a una estrella que siempre está brillando en el cielo, Marta del Castillo». El detalle fue secundado por una atronadora ovación del público.

El gaditano estrenó un repertorio apoyado principalmente en sus dos últimos discos: el flamante «Las costuras del alma» («Lamía», «Playa de la Luneta», «Si no te quieren», el single «Las costuras del amor» o ese «El primer amor») y el exitoso «Hijos del levante» («Buenas noches amor», «He vuelto», «Cántame amor», «Sr. Zapatones», «Adiós amor»). No obstante, es fácil imaginar que en la recta final mostró su arsenal de clásicos («Pa´Madrid» y «Orgullo», el coreadísimo himno barriero, entre otros) que hicieron estallar el recinto hispalense en bailes y palmas flamencas.

Durante las más de dos horas que duró el show, Selu tuvo tiempo para saludar a colegas de profesión que se encontraban entre el público como Marta Quintero y Paco Candela, así como al futbolista portuense Joaquín Sánchez, del que contó una simpática anécdota que hizo evidente la amistad que les une.

Tras una noche memorable, El Barrio vuelve hoy al Pabellón de los Deportes San Pablo para brindar un nuevo concierto que supondrá el segundo llenazo consecutivo en la capital hispalense. Las entradas para ambas citas están agotadas desde hace semanas.