Inconscientes, con Iñaki «Uoho» Antón (segundo por la derecha)
Inconscientes, con Iñaki «Uoho» Antón (segundo por la derecha) - ABC
ROCK

«Un riff que escriba para Inconscientes me habría valido para Platero y Tú»

Iñaki «Uoho», guitarrista de Extremoduro e Inconscientes, saca su segundo disco

SEVILLAActualizado:

Iñaki Antón González (Bilbao, 1964) es, probablemente, uno de los mejores guitarristas españoles de toda la historia. Solo hace falta ver su currículum para observar que ha estado, ya sea como guitarrista o productor, en bandas como Extremoduro y Platero y Tú. Al otro lado del teléfono, Iñaki «Uoho» pide diez minutos antes de empezar para «dejar listos a los críos». «Están en la edad de dar más por culo», afirma entre risas. «Veinticuatro horas, non stop».

Este jueves, el guitarrista viene con su banda, Inconscientes, un proyecto paralelo a Extremoduro que empezó por necesidad y que, diez años después de su disco debut, lanza un segundo trabajo llamado «Quimeras y otras realidades», que le está llevando de gira por todo el país. A este músico que ha tocado el cielo con Platero y Tú y Extremoduro, le toca ahora empezar de cero, volviendo a trabajar y tocar mucho y sin descanso, por salas y festivales de todo el país.

Diez años entre un disco y otro. Una década da para mucho material, supongo.

Sí hombre, claro que da. Y para pensar bien cómo lo quieres hacer. Aunque en estos diez años yo he estado con Robe, con Roberto, haciendo muchos discos, muchas giras y movidas… Pero bueno, la composición de este último disco se ha chupado por lo menos año y medio o dos años, sí.

«Inconscientes» es un nombre que tenías ahí guardado desde hace mucho tiempo, ¿desde cuando te ronda este proyecto en la cabeza?

El nombre lo tenía guardado, me gustaba, pero siempre cuando he estado trabajando, antes con Fito en Platero y ahora con Robe en Extremoduro he estado contento. Hasta que no tuvimos un parón de mucho tiempo y me vi en la necesidad personal de hacer música no me dio por usar ese nombre. Lo tenía ahí y me gustaba, por si surgía la ocasión ¿no? Y surgió, hace diez años. Las ganas de hacer un grupo nunca las he tenido, siempre he estado contento con lo que iba haciendo, no tenía ninguna necesidad personal.

Este nuevo disco suena, creo que casi irremediablemente, más a Platero que a Extremo. Un rock de corte más clásico.

Pues no lo sé, para eso estáis vosotros, para decirlo (risas). Estos proyectos aparte en los que uno se encuentra no son para hacer lo mismo. En Extremoduro experimentamos mucho, cambiamos mucho de ritmo, de ambiente… y, entonces, lo que tienes ganas es de hacer algo diferente. En este caso, de hacer rock. Canciones de 3 y 4 minutos de rock and roll. Es lo que nos gustaba hacer en Platero y Tú, donde intervenía más en la composición, y es normal que haya más similitudes. Es lo más normal del mundo, lo raro sería que no las hubiera.

No es lo mismo escribir un riff para Extremoduro que para Inconscientes o Platero y Tú. ¿Cómo te enfrentas creativamente a una canción para uno u otro grupo?

No es lo mismo escribir unas guitarras para Extremoduro que para Inconscientes, es otro rolloIñaki «Uoho» Antón

Bueno, en mi cabeza sí, un riff que escriba para Inconscientes me habría valido para Platero, creo yo. No es lo mismo escribir unas guitarras para Extremoduro que para Inconscientes, es otro rollo, en eso estamos de acuerdo. Pero en Platero hacíamos hacíamos rock y en Inconscientes también. Si ahora estuviéramos en Platero, el riff que escribiera para Inconscientes creo que también me valdría para Platero.

Has producido discos de Fito & Fitipaldis, Extremoduro, Marea y Platero y Tú, algunas de las mejores bandas de rock que han existido en España. ¿Qué impone más respeto, componerlo o producirlo?

Uff. Acojona más componer, ¿no? Porque aunque quieras que no, te expones a un juicio. Te acojona más. Producir es una cosa que hay que respetar mucho porque tienes que hacer que en un CD suene lo que alguien se está imaginando cuando compone canciones y hace un proyecto, y siempre que haces algo para otro tienes que ser muy, muy respetuoso con el trabajo. Por eso, para mí hacer una producción es una tarea muy seria que hay que afrontar con mucho respeto.

Supongo que habrás tenido también que decidir o aconsejar en algún momento, tanto a Robe como a Fito, sobre descartar algún que otro tema.

Hay veces que sí, que los grupos llegamos, o llegan, con más temas de los que necesitan y hay que hacer algún descarte. Ha habido ocasiones, en Platero y Tú y en Extremoduro también, que se han descartado temas que se han incluido luego al cabo de los años en el siguiente trabajo y que han funcionado bien. Generalmente, temas a los que ves que les falta un punto de maduración y que al cabo de un año pueden estar más completos. O, simplemente, por similitudes: temas que tienen muchas cosas en común, pues al final se descarta uno de los dos. En el momento en que estás dentro del proyecto es más fácil tomar ese tipo de decisiones porque estás más implicado y metido dentro y lo conoces al dedillo.

A la hora de grabar este disco no os habéis complicado con los descartes porque ha salido material para hacer dos discos y os habéis lanzado con un doble álbum.

Estábamos en las mismas, en dejar temas. Y bueno, llevábamos diez años sin hacer un disco y lo cogimos con muchas ganas. Vimos que había temas más roqueros y temas más tranquilitos y desarrollados, y al final cogimos un buen puñao de ellos y hemos sacado un doble disco.

Como productor, ¿qué disco en español te hubiera gustado que llevara tu firma?

Uf. (Risas). No sé, eso es muy difícil de decir. Hay muchos que me gustan… me gustan muchos discos antiguos en español: el disco de «Alarma», algún disco viejo de Leño, pero me hubiera gustado que llevaran mi firma discos que ya la llevan. Estoy contento con mi trabajo: discos de Extremoduro como «Yo, minoría absoluta» o «Ágila», discos de Platero y Tú como «7», el «Besos de perro» de Marea… Tengo la suerte de poder decir eso de «me hubiera gustado que llevaran mi firma» discos que ya la llevan. O sea, que estoy satisfecho.

Grandes guitarristas como Knopfler o Clapton cambiaron la eléctrica por la acústica con el paso de los años. ¿Te ves siguiendo sus pasos? En «Sin Fronteras», una de las canciones que se pueden escuchar en este segundo disco, te atreves con la acústica.

Yo soy un guitarrista eléctrico. No suelo coger la acústica ni en casa. Hago todo con guitarras eléctricasIñaki «Uoho» Antón

(Risas) Sí, pero yo soy un guitarrista eléctrico. No suelo coger la acústica ni en casa. Hago todo con guitarras eléctricas. Sí que es verdad que, con el paso de los años, vas queriendo menos ayuda de distorsiones y de artefactos sonoros, ¿no? Te gusta oír la guitarra más desnuda, pero creo que mientras toque, tocaré la guitarra eléctrica. La acústica es para quien la sabe tocar, como Carlos Chaouen o gente que la maneja que te cagas.

Mirando hacia atrás podríamos decir que has vivido una de las etapas más fértiles del rock en España, desde un papel protagonista, pero también como coetáneo de grandes bandas y artistas.

Pues sí, la verdad es que en ese aspecto hemos sido afortunados. Cuando empezamos los Platero estaba el Rock Radikal Vasko, la Movida Madrileña y todo ese rollo y fuimos un poco espectadores en primera fila del cambio. Han sido 20 años muy guapos de rock nacional, con conciertos, con movimiento de gente, con barrios que ponían rock… Rollos que están desapareciendo. Hemos vivido 20 años muy guapos y que nos quiten lo bailao.

¿Tiene un problema el rock español para vender discos o es que ya no se hacen discos como los de antes?

Pues una cosa puede llevar a otra, supongo. Solo hay que ver que el panorama está chungo. A nivel de calle se puede ver cómo desaparecen bares, locales, y todo eso va repercutiendo. Estamos en un momento de la onda en que vamos para abajo. Solo nos queda hacer la mejor música que sepamos para que vuelva la onda a subir. Ahora mismo estamos en un momento difícil para el rock en este país.

Extremoduro también firma el manifiesto en el cual muchos músicos de España reivindican acciones claras contra La Rueda de la SGAE. ¿Algo que añadir al manifiesto que habéis firmado tantos artistas?

Bueno, yo no estoy muy al tanto, pero he firmado ese manifiesto porque he preguntado y entiendo que está claro que en SGAE mucho chorizo ha aprovechado que había grandes cantidades recaudadas para llenarse la bolsa. Algo que en este país sucede a menudo, tanto en política como en música. Gente sin ningún talento que no ha hecho en su vida una canción que haya sido escuchada por alguien, ha estado robando; porque eso es robar, tanto a los socios de la SGAE que hacemos música, como a la gente que paga los derechos. Si se acabara con este tema y se limpiara un poco la casa, olería bastante mejor.

Volviendo al tema de vuestra gira, ¿qué acogida está teniendo este segundo disco entre el público?

Según ha transcurrido la gira ha ido yendo a más. Hemos notado que somos un grupo que está empezando y que hay que trabajárselo, hay que tocar, hay que volver a empezar de nuevo, pero bien, estamos muy contentos la verdad.